Enseña a tu hijo a manejar y ahorrar el dinero

Cómo educar a los niños para valorar y cuidar lo que tienen

En una sociedad en que los niños están acostumbrados, desde que son muy pequeños, a tener de todo, es muy importante que aprendan a dar valor a lo que se tiene y conocer los límites de los gastos. ¿Cómo hacerlo? Pues enseñándoles a manejar el dinero, a gestionar los gastos, a saber qué valor tiene cada cosa.

Cómo enseñar a los niños a ahorrar

Niña con cerdito de hucha

Nada más aconsejable para un momento de crisis. Hay que enseñar a los niños no sólo lo que cuesta cada juguete, cada ropa o cada libro, también todo lo que cuesta mantener las necesidades de consumo básicas: las cuentas de la luz, de gas, de agua, del supermercado, etc.

Todo tiene un precio y un valor. Los niños pueden y deben aprender cómo se puede contribuir para contener los gastos desde que son muy pequeños. No es tarea fácil, con tantos anuncios en medio a una sociedad consumista. No hay más que ver las cartas a los Reyes Magos, o las listas de regalos por el cumpleaños o por la primera comunión.

Aún así es importante que pongamos en práctica un plan de gestión para que los niños aprendan cómo controlarse, y no malgastar el dinero. Algunos psicólogos sugieren a los padres que enseñen a sus hijos a valorar el dinero, inviertan algún dinero para ellos a largo plazo y les gestionen una paga semanal o alguna gratificación extra. Ellos creen que los niños saben gestionar ingresos y gastos están más preparados para el futuro.

Existen muchas formas para enseñar a los niños a manejar el dinero y los gastos:

1- A través de los juegos de mesa, como el 'Monopoly' o el 'Trivial'.

2- Explica a tus hijos la diferencia entre el valor y el precio. Entre la necesidad y el gasto.

3- Da la oportunidad a tu hijo a que maneje su dinero. En casa, todos deben tener deberes: de hacer la cama, guardar la ropa, los juguetes, hacer los deberes del cole, etc. Eso es una obligación. Pero si tu hijo hace alguna tarea extra, como bajar la basura, pasar la aspiradora en el interior del coche, ayudar a guardar las compras del supermercado, o tender la ropa, sería una buena oportunidad para que le ofreciese una pequeña cantidad de dinero por cada servicio. Que sean tareas para las que el niño, según la edad que tenga, esté preparado, claro. Lo importante es que los niños adquieran un modelo en el que las cosas se consiguen con esfuerzo.

4- Enseña a tu hijo a ahorrar y a que tenga metas para hacerlo. Por ejemplo, para irse al cine con sus amiguitos, para comprarse un helado, o un libro, un juguete o unas zapatillas muy deseadas.

5- Es importante que tanto los padres como los tíos y abuelos se pongan de acuerdo en cuánto darle al niño.

6- Es aconsejable que los padres también se eduquen a si mismo. Al fin y al cabo, ellos deben dar el ejemplo.

7- Enseña a tu hijo que vale la pena no gastar en cosas innecesarias. Mejor reducir gastos para conseguir adquirir lo que realmente se necesita.

8- No te olvides de premiar a tu hijo cuando él consiga ahorrar. Los ánimos potenciarán su esfuerzo. Con estos pequeños consejos no esperes que tu hijo se convierta en un doctor en economía. Pero verás que habrá un freno en tanto consumismo. Tu hijo se dará cuenta de que nada cae del cielo.