Masajes en el embarazo

Los masajes son positivos no solo para la madre como también para el bebé que espera

A medida que su bebé va creciendo en su vientre, la mujer embarazada notará cambios en su cuerpo que, más tarde o más temprano, podrán afectar a su espalda, sus piernas y pies.

Para evitar que la mujer embarazada sufra con la hinchazón, problemas circulatorios, calambres, insomnio, dolor de cabeza y otras molestias, es aconsejable que ella se apunte a algunas sesiones de masaje o pide a su pareja que lo haga. Los beneficios de los masajes durante el embarazo son positivos no solo para la madre como también para el bebé.

Los beneficios del masaje durante el embarazo

Masaje para la mujer embarazada

El bienestar, la relajación y la tranquilidad que experimenta la madre acaban siendo transmitidos al bebé que lleva dentro. El masaje prenatal en la embarazada es positivo por algunas razones:

1- Ayuda a la mujer a relajarse física y emocionalmente.

2- Estimula el sueño de la mujer, evitando el insomnio. La mujer dormirá mejor.

3- Estimula el sistema glandular de la mujer estabilizando las hormonas.

4- Evita la ansiedad y la depresión

5- Ayuda a equilibrar las emociones de la mujer.

6- Estimula la circulación.

7- Alivia los dolores musculares.

8- Mantiene la elasticidad y flexibilidad del cuerpo de la mujer.

9- Hace con que la mujer se sienta más ágil y ligera.

10- Alivia la presión en la espalda, cuello y en las articulaciones por la ganancia de peso.

11- Elimina líquidos y toxinas, combatiendo la fatiga.

12- Disminuye el riesgo de estrías.

13- Previene la hinchazón, calambres, etc.

14- Libera tensiones y estrés.

Antes de tomarse un masaje, es recomendable que la mujer embarazada consulte a su medico. Sólo él podrá darle la señal verde para el masaje e indicar qué tipo de masaje es más recomendable, y en qué zonas del cuerpo podrá ser aplicada. Normalmente el masaje en la espalda baja y en el abdomen son los más desaconsejados. Los masajes más indicados son los que son aplicados sin presiones profundas o golpes, al rostro, las manos, los brazos, huesos del tobillo, planta los pies, y principalmente después de pasados los tres primeros meses de la gestación.

Seria interesante que la pareja de la mujer se involucrara durante el masaje y que se usen cremas y aceites con olores que agraden a la mujer. En los masajes para la mujer embarazada se incluyen técnicas como reflexología, Shiatsu, y otras. El masaje prenatal puede ser diario y extenderse entre 10 a 60 minutos. Debe ser realizado en un ambiente tranquilo y relajado, y si posible acompañado de música suave y de buenos olores.