La higiene de los genitales de los bebés

Cómo y cuándo cambiar el pañal del bebé

Una de las dudas que tienen muchos padres primerizos es cómo deben limpiar los genitales de los niños, así como el ano o culito de su bebé, ya que el cambio de pañales será, por lo menos en los dos primeros años de vida del bebé, una de las tareas que más tendrán que realizar. A la hora de limpiar al bebé durante el baño o para cambiarle el pañal lo primero que tenéis que hacer es considerar su sexo. Tanto los niños como las niñas necesitan, en general, cuidados muy parecidos. La limpieza sólo se distingue por género, es decir, si se trata de un niño o una niña.

Los genitales infantiles deben ser cuidados con mucha delicadeza y atención. Como no están expuestos, pueden presentar alguna infección por falta de higiene.

Cómo limpiar los genitales a las niñas

padre cambia pañal del bebé

Para evitar que la vagina se infecte con los gérmenes provenientes de los restos de las heces en el ano, siempre se debe limpiar de delante hacia atrás, es decir, de la vulva al ano. No es necesario abrir sus genitales para limpiar los labios mayores y menores. Puedes limitarte a lavarle y a secarle la zona cubierta por el pañal o braguita, desde delante hacia atrás. Una vez limpios, pasar la esponja o toallita por el abdomen, muslos, pliegues y nalgas. Cuando esté todo bien seco, aplicar una fina capa de la crema protectora solamente en las partes externas, en los pliegues y alrededores del ano.

Cómo limpiar los genitales a los niños

Como la orina se esparce por todas partes, es necesario limpiarlo muy bien para evitar escoceduras en el pene. Ten cuidado antes de retirar el pañal sucio. Los bebés varones suelen orinar en el momento en que quitas el pañal. Por esta razón, es aconsejable sujetar el pañal por unos segundos. Hecho eso, abrir el pañal y arrastrar las heces con toallitas y tirarlas en el pañal. Pasar la toallita o la esponja por el abdomen, ombligo, pliegues, muslos, testículos y debajo del pene, para no quedar restos de orina o heces. No es necesario retraer ni limpiar la piel del prepucio de su pene. Se limpia mejor durante el baño. Los que no tienen circuncisión deben bajar o echar hacia atrás el prepucio y lavar con abundante agua y jabón esta parte del glande. Levantar sus piernas para limpiarle el ano y las nalgas. Cuando toda la zona esté bien seca, aplicar la crema protectora generosamente sobre el pene y alrededor de los testículos, ano y nalgas.

Cómo y cuándo cambiar el pañal del bebé

Cuánto más pequeño sea el bebé más veces tendréis que cambiarle el pañal. Al principio, unas ocho veces al día, ya que en esta etapa el bebé evacua y orina más veces. Por su piel delicada, el bebé también estará más propenso a tener asaduras o eczemas en la zona del culito, por eso es tan importante mantener la higiene en esta zona. Es recomendable cambiar el pañal cuando el bebé se despierta y antes de dormir. También es importante que lo hagas después de cada toma de leche o cuando observen que el bebé se encuentra molesto por estar mojado o sucio.

Consejos para cambiar los pañales del bebé

- Lavarse las manos con agua y jabón
- Tener a mano todos los productos que vas a necesitar: un pañal de una talla adecuada (de tela o descartables), toallitas desechables y sin perfume o una esponja natural, crema protectora para evitar irritaciones, una toallita seca, y un cambiador. Si estáis fuera de casa, conviene llevar siempre una bolsa con todos los productos.
- Al quitar el pañal sucio, es conveniente dejar la piel del bebé al aire libre, o permitir que el bebé se quede un rato sin pañal en casa.
- En caso de que el bebé presente alguna irritación o eczema en la zona del culito, no se debe olvidar de ponerle una crema para tratar la zona. Si la dermatitis sigue aumentando, mejor consultar al pediatra del bebé.
- No es aconsejable utilizar polvos de talco. Los expertos dicen que pueden resecar mucho la piel del bebé. Las pastas al agua son más recomendables porque realmente van a proteger a los pliegues del bebé. Siempre se debe consultar al médico antes de aplicar algún producto en la piel del bebé.

Por lo demás solo queda, a medida que el bebé o el niño va creciendo, que les enseñen a limpiarse solo. A lavarse las manos siempre después de evacuar u orinar, y tirar de la cadena del wáter y comprobar que todo ha quedado limpio. También es importante cambiar las prendas íntimas todos los días, después del baño, o en caso de que se hayan manchado. Y en caso de dudas, pregunte al pediatra del niño o de la niña.