La rubéola y el embarazo

Consejos para evitar la rubéola en el embarazo

Unos de los factores externos que puede alterar negativamente el desarrollo normal del bebé durante el embarazo es la rubéola. Fuera del embarazo esta enfermedad no representa mayor riesgo ya que se manifiesta como una infección de mediana severidad. Sin embargo, si la mujer embarazada se infecta, puede causar males congénitos al bebé que lleva en su vientre.

Según los médicos, la rubéola es la responsable del 80 por ciento de los casos de trastornos congénitos en los pequeños, con abortos espontáneos en el 20 por ciento de los casos. Por esta razón, ellos recomiendan, desde las primeras consultas de la mujer embarazada, que se extremen los cuidados. Es importante que las mujeres que están buscando un embarazo estén informadas sobre la prevención de la rubéola.

Qué es la rubéola 

Embarazada con inyección

La rubéola o rubeola es una enfermedad vírica de poca gravedad que afecta prioritariamente a la piel y los ganglios linfáticos. Se caracteriza por erupciones de un color rosáceo en la piel, la inflamación de las glándulas, y dolores en las articulaciones especialmente en los adultos. Las erupciones suelen aparecer en la cabeza hacia los pies, durar unos 3 días, y estar acompañadas de una ligera fiebre.

Consejos para evitar la rubéola en el embarazo

La rubéola se puede transmitir entre personas a través de estornudos, tos o el contacto con superficies contaminadas (pañuelos, vasos, manos). La vacuna contra la rubéola es una de las medidas más acertadas para evitar su contagio. La posibilidad de que una persona no vacunada adquiera la enfermedad si convive con alguien que la tiene es del 90 por ciento. Una vez que se padece la enfermedad, el paciente adquiere inmunidad permanente, por lo que no vuelve a ser contagiado por el virus.

Cuando una mujer busca un embarazo y todavía no se vacunó o no padeció rubéola con anterioridad, tendrá que comentárselo a su medico. Seguramente, el medico le pedirá un análisis de sangre para conocer la dosis de anticuerpos contra la rubéola, y le indicará la vacuna contra la rubéola antes de que su paciente se quede embarazada. Antes, se decía que la mujer debía esperar hasta tres meses antes de buscar un bebé, pero ahora se sostiene que un mes es suficiente para ello. No está recomendada la aplicación de la vacuna durante la gestación. En el caso de que una mujer se vacuna desconociendo que está embarazada, tendrá que comentárselo a su médico lo antes posible.

Riesgos para el bebé por rubéola en el embarazo

Los peligros de la rubéola para el feto son más acentuados al principio del embarazo. Cuando la rubéola se presenta después del cuarto mes de embarazo, las posibilidades de que el futuro bebé padezca alguna anomalía son mínimas. Cuando la mujer embarazada contrae la rubéola existe un alto riesgo de que el feto se contagie y desarrolle el Síndrome Congénito de la Rubéola que puede provocar la aparición de defectos congénitos en el bebé, tales como pérdida de visión y ceguera, pérdida de audición, patologías cardíacas, retraso y parálisis cerebral o dificultades a la hora de empezar a caminar. Además, los bebés pueden presentar bajo peso al nacer, diarrea, neumonía y meningitis. Los primeros dos meses son los más susceptibles para el feto, ya que es una etapa muy importante del crecimiento fetal, con números órganos y sistemas en pleno desarrollo, que pueden verse dañados por el virus.

Fuentes consultadas:
- Wikipedia.org
- Dmedicina.com
- kidshealth.org