Cuidados de belleza antes y después del parto

Estrías, varices... Problemas de belleza durante el embarazo.

Durante el embarazo, el cambio hormonal y el aumento de peso (y en ocasiones la predisposición genética) pueden provocar que se manifiesten diferentes signos que son antiestéticos.

Si bien que por lo general la situación suele revertirse después del parto, podemos poner algo de nuestra parte y tomar ciertos cuidados para que estos signos no aparezcan o por lo menos si aparecen, no dejen marcas después.

Manchas en la piel durante el embarazo

Belleza en el embarazo

Es habitual que durante el embarazo, puedan aparecer diferentes manchas en distintas partes de nuestro cuerpo. Por ejemplo, muchas mujeres embarazadas presentan zonas más oscuras en el rostro (como el melasma facial o la llamada máscara del embarazo). Para evitar que estas manchas se oscurezcan más o incluso queden de forma permanente, deben evitar tomar el sol sin protección adecuada.

Los cambios hormonales tienen distintos efectos sobre el cutis y en algunos casos estimulan las glándulas sudoríparas produciendo una sudoración excesiva y una deshidratación del rostro. (Provocando lo que algunas personas como 'brillo de embarazada'). Para evitar este problema, lo mejor es que utilicen cremas humectantes. Por lo general, los masajes faciales con aceites esenciales pueden ayudar a reducir la hinchazón y el enrojecimiento.

Estrías en el embarazo

Además, como consecuencia del aumento de peso y del volumen, los tejidos se estiran rápidamente y aunque las fibras de la piel sean muy elásticas, llegará un punto en el que se podrían romper. En estos casos es cuando aparecen las estrías. Su aparición tiene que ver con la genética, con el estado físico y el exceso de peso de la mujer. Para evitar que aparezcan las estrías, lo mejor es que mantengan la piel lo más hidratada posible y para ello es necesaria una alimentación sana y balanceada que nutra a la piel por dentro al mismo tiempo que se aplican las cremas humectantes específicas.

Si ya tienes estrías, pueden busca un producto adecuado que ayude a combatirlas y así podrás tenerlas bajo control. Una vez que las estrías se han vuelto blancas, sólo pueden eliminarse con tratamientos que remuevan o quiten la capa dañada de la piel.

Acné en la embarazada

El acné es otro problema muy común durante el embarazo y requiere tratamiento para que no se extienda y siga presente después del parto. La embarazada no puede utilizar cualquier producto, ya que algunos productos, como aquellos que contienen ácido salicílico, peróxido de benzoilo, o cualquiera de los retinoides, son tóxicos para el feto. Es importante que mantengas el rostro hidratado y limpio, que evites los maquillajes en crema, aceitosos o grasosos. La piel debe poder respirar. En cualquier caso y si tienes un problema de acné durante el embarazo, es muy importante que visites a un dermatólogo y te informe sobre el embarazo, ya que determinados productos pueden ser muy nocivos para el feto.

Varices antes y después del parto

Otro problema frecuente en el embarazo son las varices o venas varicosas. Estas son dilataciones de las paredes de las venas y generalmente se producen en los miembros inferiores por problemas de circulación sanguínea. Debido al exceso de peso durante el embarazo, las piernas deben hacer un esfuerzo extra que puede desencadenar la aparición de las varices. Para evitar que aparezcan, se debe mantener una buena alimentación, evitar estar mucho tiempo de pie o sentada en una misma posición, realizar masajes en las piernas cuando éstas estén doloridas o cansadas y hacer ejercicio para estimular la circulación en la zona.

Fuente consultada:
Artículo cedido por Mi piel