La espina bífida. Tratamiento y rehabilitación en bebés

Tratamiento y rehabilitación de la espina bífida

Gracias a que la detección de la espina bífida se puede realizar durante el embarazo, los bebés nacidos con este defecto del tubo neural pueden recibir atención médica inmediata. La intervención temprana es muy importante y, por lo general, se les practica cirugía correctiva antes de las 24 horas de su nacimiento.

Cirugía inmediata de la espina bífida

Piernas del bebé recién nacido

La operación consiste en liberar quirúrgicamente la médula espinal, reemplazándola en el canal espinal y cubriéndola con músculo y piel. El éxito de la operación, a veces, no puede evitar la parálisis y la insensibilidad de las piernas del bebé. Los niños que presentan hidrocefalia, que es una acumulación anormal de líquido cefalorraquídeo en las cavidades o ventrículos del cerebro, precisan un drenaje del líquido, que puede producir un agrandamiento anormal del tamaño de la cabeza. El drenaje se realiza mediante la inserción de un tubo fino llamado anastomosis, que corre bajo la piel en el tórax o abdomen, y el líquido pasa inocuamente a través del cuerpo del niño.

Tratamiento de la espina bífida

La cirugía inmediata ayuda a prevenir el daño nervioso adicional por infección o trauma. Sin embargo, no puede revertir el daño nervioso que ya haya ocurrido y, en ese caso, la parálisis del miembro y los problemas de la vejiga e intestinos, generalmente permanecen. No obstante, la incontinencia urinaria puede ser controlada por medio de cateterización vesical y el uso de medicación, siendo necesario realizar repetidos exámenes para evitar la afección renal, y la función intestinal mediante una dieta alimenticia adecuada, medicaciones específicas y entrenamiento.

La espina bífida oculta, generalmente, no requiere ningún tratamiento. El meningocele, que no incluye la médula espinal, puede repararse quirúrgicamente y después no suele producirse ninguna parálisis. Los problemas del hidrocéfalo y vesicales son poco comunes en los bebés con meningocele y, en general, éstos se desarrollan normalmente. Los niños con espina bífida pueden necesitar tratamientos ortopédicos y fisioterapiapor largos períodos de tiempo a fin de fortalecer los músculos y evitar la aparición de problemas articulares en los miembros inferiores.

Rehabilitación de los niños con espina bífida

La terapia física es muy importante y los niños con espina bífida deben comenzar con ella tan pronto como sea posible, después de la operación. Un fisioterapeuta enseñará a los padres cómo realizar la estimulación temprana en el bebé, adiestrándolos para que ejerciten las piernas y los pies, y les preparen para el uso de órtesis y muletas o bastones canadienses en los brazos más tarde. La dislocación, la subluxación y la displasia son problemas comunes en las caderas.

El tratamiento a seguir consiste en corregir cualquier deformidad presente y evitar que se desarrollen otras, al tiempo que se pretende mejorar cualquier movimiento que pueda haber en los miembros y fortalecer los grupos musculares que lo producen. El tratamiento está dirigido a estimular al niño, según el desarrollo normal, a girar, gatear, sentarse y caminar con órtesis, según su necesidad. La estimulación de los miembros se realiza con masajes y movilizaciones pasivas de las articulaciones en toda la amplitud del movimiento, empezando por los dedos de los pies, tobillos, rodillas, caderas y tronco. Estas movilizaciones ayudan a mantener la flexibilidad evitando acortamientos de tendones y mejorando la circulación.

Expectativas para los afectados con espina bífida

La gravedad de la parálisis de los niños viene determinada, en gran parte, por los nervios espinales específicos afectados. En general, cuanto más alto esté el daño en la columna, más severa será la parálisis, pero con tratamiento, los niños con espina bífida generalmente pueden convertirse en individuos activos. Los recientes avances de la medicina, como técnicas quirúrgicas eficientes, terapéutica con antibióticos y uso de equipos auxiliares, permite que los portadores de espina bífida lleven una vida bastante plena, activa y puedan soñar con un futuro optimista.

Marisol Nuevo.