Retraso y problemas en el crecimiento infantil

Niños con problemas de crecimiento o talla baja

Muchos padres comparan la estatura de sus hijos a la salida del colegio con el resto de sus compañeros de clase de la misma edad y, cuando no están dentro la media, suelen preocuparse y acudir al pediatra por si su hijo tuviera un problema relacionado con el crecimiento.

Sin embargo, sólo el 20 por ciento de los niños que acuden al pediatra por un problema de crecimiento o talla baja padecen alguna enfermedad. El 80 por ciento restante, que presentan una baja estatura, se debe a su herencia genética o a que padecen un retardo puberal, que suele ser temporal.

Peso, talla y velocidad de crecimiento de los niños

Miden a un niño

El crecimiento de los niños representa un indicador muy sensible para valorar su estado de salud, y cualquier desviación de los parámetros normales constituye una alarma. Los parámetros a tener en cuenta para realizar la evaluación del crecimiento de un niño son tres: el peso, la talla y velocidad del crecimiento. Los valores normales de estas variables se han reflejado en curvas especiales de crecimiento para realizar un correcto seguimiento de los niños. Para ello, las mediciones deben ser frecuentes. Esto es muy importante, ya que las mediciones aisladas de la estatura tienen escaso valor.

Causas del retraso en el crecimiento infantil

En términos generales, la talla baja es aquella que se sitúa por debajo de dos desviaciones estándar para su edad y sexo en la curva de altura de las tablas de percentiles. Las causas que pueden producir un retraso en el crecimiento son varias y se pueden agrupar en tres categorías:

- La baja talla familiar, que presentan niños con padres de baja talla; el retraso constitucional en el crecimiento, que afecta más a los varones y comienza en la infancia con una desaceleración de la velocidad del crecimiento, a pesar de haber nacido con talla y peso normales.

- Trastornos congénitos para los que, en muchos casos, no existe un tratamiento. La causa más común es el retraso del crecimiento dentro del útero de la madre, debido a una infección, exposición a radiaciones o toma de algún medicamento, droga, alcohol o tabaco.

- Enfermedad para la que, en muchos casos, existe un tratamiento efectivo. Las patologías que más incidencia tienen en el patrón de crecimiento infantil son: la desnutrición, las enfermedades gastrointestinales, cardiovasculares y renales, y los trastornos endocrinos como el hipotiroidismo, el déficit de la hormona del crecimiento y el síndrome de Cushing.

Léase la segunda parte del artículo: Tratamiento con la hormona del crecimiento infantil.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com