Prevención de accidentes en bebés y niños

Primeros auxilios de Cruz Roja. Entrevista a José C. García Yonte

Cuando los niños empiezan a caminar, están expuestos a numerosos riesgos que pueden ocasionarles una lesión por accidente. Los padres debemos proteger nuestro hogar para prevenir accidentes en la cocina, en el baño, en la habitación, en el salón o en el coche.

José Carlos García Yonte, coordinador de los Cursos de Formación de Cruz Roja, en Madrid, nos aconseja sobre las normas generales que debemos seguir para prevenir accidentes en el hogar con los niños.

Consejos para prevenir accidentes en casa con niños y bebés

José Carlos García Yonte, Coordinador Formación Cruz Roja

¿Cómo podemos prevenir los accidentes en la cocina?
La cocina no es un lugar seguro para los niños. La primera medida sería aplicar un sistema de bloqueo en la puerta de la cocina para que el niño no pueda acceder sólo. Este sistema de bloqueo también se debe instalar en las puertas de los armarios, debido a que suelen contener productos de limpieza que son tóxicos, así como alimentos o piezas que no deben ingerir por peligro de intoxicación o atragantamiento.

Además, hay que tener cuidado con el horno conectado, ya que la luz que está a su altura de visión atrae su curiosidad. Al tocar la puerta, que estará a una temperatura muy elevada, se puede quemar las manos. Es importante recordar que una quemadura, siempre se va a considerar una lesión muy grave, por lo que hay que acudir a Urgencias inmediatamente.

¿Qué debemos tener en cuenta cuando el bebé empieza a caminar?
Ante esta situación, nuestra misión como padres debe consistir en evitar caídas del niño. Para ello, mantén limpia de obstáculos la zona por donde se va a desplazar el niño, evita los pisos resbaladizos y, en el caso de que la casa tenga escaleras, coloca una barrera para que el niño no tenga acceso a los peldaños. Las ventanas deben estar protegidas para que los niños no las abran. Es aconsejable advertirles que no se suban por los muebles porque se pueden caer y sufrir un fuerte traumatismo.

¿Cómo debemos proteger la habitación del niño para evitar accidentes?
Su dormitorio es su territorio por excelencia. Es su lugar de juego y para evitar accidentes, las estanterías, muebles y todos los objetos que estén por la habitación, deben estar fijados adecuadamente para que el niño no los tire y se le puedan caer encima.

Accidentes de los bebés en el baño

¿Cómo podemos proteger a nuestro hijo en el baño?
En la bañera es aconsejable colocar una alfombrilla anti-deslizante para evitar caídas, así como un escabel para los niños más mayores, que sirva como escalón para entrar y salir con facilidad de la bañera. Como precaución es importante que todos los objetos cortantes, como tijeras o maquinillas de afeitar, estén fuera del alcance de los niños. Esta misma medida se debe aplicar a todos los productos de higiene personal como champús, geles, cremas o colonias, pues el niño podría ingerirlos.

¿Qué precauciones debemos tomar para evitar accidentes en el salón?
Además de prestar atención a la seguridad de los muebles, puertas de paso y de armarios, hay que tomar precauciones con los aparatos eléctricos como la televisión o el equipo de música y, en consecuencia, con los enchufes que se encuentran en el salón, los cables y todos los elementos que puedan tener corriente eléctrica. Los enchufes deberán estar protegidos para el niño no pueda meter sus deditos. 

En el coche, ¿cómo debemos colocar al niño para protegerle en caso de colisión?
Es indispensable situar al niño en una silla homologada con sistema de retención infantil y que se adapte perfectamente a su peso, edad y estatura. Deberá estar bien anclada al sillón del vehículo con el sistema isofix o los cinturones del coche. Los arneses de la silla deben sujetar al niño adecuadamente sin quedar holgados.

Por seguridad, es aconsejable que los niños viajen en los asientos traseros, detrás del conductor o del copiloto, nunca en el centro para evitar salir despedidos por la luna delantera. En caso de ir en el asiento del copiloto, el portabebés debe colocarse en sentido contrario a la marcha.