Recuperación posparto. Molestias y dolores de los primeros días

Todo sobre el posparto: lo que no te habían contado

Tras haber dado a luz a tu bebé, suelen aparecer una serie de molestias y dolores con los que no contabas. Muchas madres nos preguntamos, cómo lo harán las famosas para salir estupendas de la clínica y posar con su bebé ante los fotógrafos como si los rigores del posparto no les afectaran. Durante la primera semana, la maternidad puede parecer algo decepcionante, pero ten paciencia, pronto te encontrarás bien. Descubre todo lo que puedes hacer para sentirte mejor durante el posparto.

La llegada a casa con el recién nacido

Posparto: lo que no te habían contado

En realidad, lo normal es llegar a casa con tu bebé y notar todo el cuerpo dolorido. El cansancio acumulado por el esfuerzo del parto te pide cama y, sin embargo, el bebé no para de llorar. Para colmo, puedes tener dificultades para establecer la lactancia porque tus pechos estén muy hinchados o el bebé no sepa cómo agarrarse a él y te preocupe que, durante los primeros días, haya perdido algo de peso, una circunstancia normal en los recién nacidos. Si, además, tu casa se ha convertido en el lugar de reunión favorito de tu familia, no te desanimes. Aunque durante la primera semana, la maternidad pueda parecer algo decepcionante, pronto comprobarás que hay nada tan gozoso como ver crecer a un hijo.

Las molestias propias del posparto

Estas son las molestias o dolores que experimentarás durante el posparto y que suelen durar entre una semana y diez días:

1. Loquios.
Están provocados por la separación de la placenta de la pared uterina. Esta separación deja una zona sangrante que inicialmente se va cerrando como consecuencia de las contracciones uterinas, que se producen en los días posteriores al posparto inmediato, debido la liberación de oxitocina que se produce durante el amamantamiento. Los loquios se experimentan con dolor y suelen producirse justo cuando estás dando de mamar a tu bebé. Incomodan bastante, pero el dolor dura poco y tienen carácter intermitente.

2. Entuertos.
Son contracciones fuertes cuya función es retraer el útero para que vuelva a su tamaño habitual. El dolor que provocan es más fuerte en las mujeres que han tenido más de un parto, debido a que el útero es más fibroso y sensible al dolor. Duran sólo unos pocos segundos y luego desaparecen.

3. Episiotomía

En ocasiones se hace necesario practicar una episiotomía, es decir un corte para facilitar la salida del bebé. Los primeros días pueden ser molestos los puntos y provocar tirantez y escozor.

Marisol Nuevo.