Yoga. Programa de recuperación posparto

Conoce los beneficios del yoga para la mujer después del parto

Las clases de yoga postparto presentan la ventaja de poder adaptarse al estado posparto de la mujer que ha dado a luz. En función de los días que hayan transcurrido tras el parto y del estado de salud de la madre se va a plantear el trabajo específico a realizar y que le ayudará a que su cuerpo, y también su mente, consiga esa recuperación lo antes posible.

Después de nueve meses de gestación y una vez que la mujer ha dado a luz, su cuerpo necesita pasar por un periodo de normalización, que le ayude a recuperarse del esfuerzo que ha realizado. Por este motivo, es importante respetar la cuarentena, es decir, los 40 días que siguen al momento del parto para iniciar cualquier tipo de actividad física que requiera esfuerzo.

Mulabandha Yoga para los primeros días tras el parto

Yoga posparto

En los primeros días después del parto, la madre ya puede empezar con los ejercicios del suelo pélvico (contracciones) y con las respiraciones. Estos movimientos suaves, que se harán siempre respetando la valoración médica, empezarán por mejorar el tono de su suelo pélvico para evitar problemas de incontinencia urinaria. Si tu parto ha sido natural, puedes empezar a fortalecer tus músculos vaginales con unos ejercicios muy similares a los ejercicios de Kegel que se reciben el nombre Mulabandha (llave de la raíz) y que ayudan a evitar problemas de incontinencia urinaria.

Cuándo empezar con el Yoga

Catorce días después del parto, ya es posible iniciar las clases de yoga posparto, que se realizan sobre la estructura de una sesión de yoga general, pero basándose en respiraciones y relajación. De esta manera, la madre experimentará un aumento de la energía y la vitalidad, consecuencia de una mejor oxigenación en todo su cuerpo, que se consigue mediante los ejercicios de respiración. Con las respiraciones podrá mantener un estado de paz y tranquilidad, que le ayudará a afrontar la crianza de su bebé.

Poco a poco, la particularidad de las clases de yoga permitirá ir adaptando los ejercicios y su dificultad al estado postparto de la mujer que ha dado a luz . A partir de las primeras seis semanas tras el parto, se pueden ir introduciendo ejercicios suaves de abdominales y pelvis para tonificar y fortalecer la zona debilitada, aumentando poco a poco la intensidad del esfuerzo, pero siempre adaptado al estado físico de la madre.

Beneficios de las clases de yoga posparto

Los beneficios de las clases de yoga con asanas, es decir, con posturas y ejercicios dirigidos al movimiento corporal son múltiples. Algunos de los más significativos son los siguientes:

1. Devuelve el tono natural de los músculos al suelo pélvico. De esta forma, pueden prevenirse las pérdidas de orina y algunos problemas derivados de infecciones.

2. Mejora la regulación del sistema hormonal y ayuda a disminuir los cambios de estado de ánimo (depresión posparto).

3. Ayuda a recuperar el tono de la musculatura abdominal y pélvica. Favorece que estos grupos musculares se recoloquen en su posición natural, y lo mismo sucede con los órganos y vísceras abdominales, que se han tenido que apartar para dejar más espacio al bebé.

4. Fortalece y tonifica los tejidos, y los músculos abdominales. Con la realización de las diferentes asanas conseguirás ponerte en forma.

5. Permite una oxigenación adecuada de los tejidos. Todas las asanas van a acompañadas de ejercicios de respiración, que deben realizarse simultáneamente. Así, conseguirás un mayor aporte de oxígeno a todos los tejidos y órganos del cuerpo.

6. Ayuda a lograr el equilibrio del sistema nervioso, liberando estrés y tensiones. Se consigue dedicando todos los días unos minutos a la meditación. Para concentrarte, puedes ayudarte dirigiendo tu mirada hacia un mandala y repitiendo un mantra sencillo.

7. Proporciona un estado de relajación y descanso, que ayuda a aumentar la vitalidad y la energía de la madre.

Marisol Nuevo. Redactora