La mejor postura para la mujer durante el embarazo

Consejos para evitar los dolores de espalda durante el embarazo

El dolor de espalda es la molestia de la que más se quejan las mujeres cuando están embarazadas, especialmente cuando su peso así como el volumen de la barriga son más considerables, es decir, desde el quinto mes de gestación.

El útero se agranda y la inclinación natural de la mujer hacía delante hace con que ella tenga que implicar más la espalda para mantener el equilibrio. Por eso es tan importante que desde el primer mes del embarazo, la mujer empiece a cuidar y a fortalecer su espalda, y a tener hábitos posturales correctos y adecuados a su estado. A medida que avanza el embarazo, el cuerpo de la mujer experimenta muchos cambios que acaban alterando su forma y disposición para caminar, hacer ejercicios, sentarse...

La mejor postura para la embarazada

La mejor postura de la embarazada

Una buena postura hará con que la espalda se lastime lo menos posible tanto en la lumbar como en la cervical, y la mujer pueda mantenerse erguida y sentirse más fuerte. Para ello, es aconsejable que ella siga algunas recomendaciones posturales desde el primer mes del embarazo.

- Mantener la espalda derecha y la cabeza erguida hacia delante, como si tirasen de la cabeza con una cuerda imaginaria hacia arriba, al caminar.

- Distribuir el peso del cuerpo entre las dos piernas, al estar parada y de pie. Al estar en esta posición por mucho tiempo, es aconsejable que se apoye una pierna en alguna silla o taburete, para aliviar la tensión sobre la espalda.

- Doblar las rodillas y posicionar una pierna delante de la otra, cuando tengas que agacharte para recoger alguna cosa en el suelo, barrer o pasar la aspiradora, etc., y al mismo tiempo mantener la espalda lo más erguida posible.

- Mantener la espalda muy bien pegada al costado de la silla o sillín, y con los pies apoyados en el suelo o en un taburete, cuando tengas que estar mucho tiempo sentada frente al ordenador o a la televisión. Evitar los cruces de piernas y no olvidarse de levantar a ratos.

- Hacer ejercicios físicos. La gimnasia, el yoga, Pilates… además de los ejercicios Kegel o acuáticos, son muy recomendables para la mujer durante el embarazo, desde cuando no represente riesgos para su salud y tenga la aprobación del médico.

- Acostarse de lado, especialmente hacia el lado izquierdo, a la hora de dormir. Esta posición favorece a la circulación y evita molestias como la hinchazón. Cambiar de posición cuando se canse, sólo evitando dormir sobre la barriga. 

- Para las tareas que exijan muchos movimientos, pedir ayuda y colaboración a los familiares y amigos. Si puedes permitirlo, busca que te hagan un buen masaje corporal para aliviar las tensiones y el estrés.

- Recostarse boca arriba flexionando las piernas sobre la barriga es una buena posición para aliviar el dolor de espalda, al final del día.

- En una alfombra, se puede arrimar apoyándose sobre un costado. Levantar la pierna superior de manera controlada y realizando círculos con los pies, favorece la circulación y alivia los calambres.

- Elegir ropas cómodas y adecuadas para el embarazo. Los pantalones premamá que llevan banda elástica son muy buenos para mantener el abdomen firme y así ayudar a mantener una postura correcta.