Asma infantil: el tratamiento en los niños

El tratamiento del asma infantil es personalizado

Las vacunas pueden ser un tratamiento capaz de disminuir la respuesta del niño alérgico frente al alergeno y así controlar el asma. La inmunoterapia puede cambiar el curso natural de la enfermedad alérgica y consiste en la administración de cantidades crecientes de alérgeno a un niño sensibilizado con el mismo, para disminuir la respuesta alérgica, mejorar la sintomatología y reducir el uso de medicación sintomática.

¿Cuándo deben emplearse las vacunas para el asma infantil?

Enfermera con niño con asma

La inmunoterapia no debe emplearse en todos los casos, por lo que el alergólogo debe valorar cada caso de forma individualizada. Están indicadas las vacunas cuando exista:

1. Rinitis, conjuntivitis y asma por alergenos ambientales (pólenes, ácaros, algunos hongos y epitelios de animales). 
2. Reacciones graves por picadura de heminópteros (abejas y avispas). 
3. Ciertas enfermedades profesionales como el asma del panadero.

Contraindicaciones de las vacunas para el asma infantil

De igual modo, las contraindicaciones de la inmunoterapia son relativas. Así, el alergólogo debe valorarlas en cada paciente y, para ello, habitualmente se tienen en cuenta las siguientes condiciones:
1. Niños menores de 5 años, excepto en el caso de hipersensibilidad a veneno de himenópteros.
2. Embarazo: no está contraindicada la continuidad de la inmunoterapia, pero no se debe comenzar su administración durante la gestación.
3. Enfermedades inmunopatológicas e inmunodeficiencias severas.
4. Enfermedades tumorales.
5. Trastornos psicológicos severos.
6. Asma grave o mal controlado.
7. Cualquier enfermedad o situación que contraindique el uso de adrenalina.
8. Mal cumplimiento terapéutico.

Medicamentos para el asma infantil

Los dos tipos de medicamentos utilizados para tratar el asma incluyen los medicamentos de control a largo plazo y medicamentos de alivio rápido a corto plazo. Aunque la meta de ambos medicamentos es tratar los síntomas del asma, se utilizan con diferentes propósitos.
1. Los medicamentos de control a largo plazo normalmente se toman todos los días para controlar los síntomas del asma y para prevenir que ocurran ataques de asma.
2. Los medicamentos de alivio rápidose toman principalmente para aliviar el comienzo repentino de los síntomas de asma (como en un ataque de asma), y en casos en los que los síntomas de asma ocurren sólo ocasionalmente.

Ambiente psicológico para el niño asmático

Conviene que el niño asmático crezca en un ambiente optimista y cálido para que gane en confianza. Hay que mantener en la medida de lo posible una vida normal, con las rutinas y actividades que se necesiten. La sobreprotección del niño está totalmente desaconsejada para que no se sienta inferior o diferente frente a los demás. Es recomendable evitar frases del tipo 'tú no puedes hacer esto debido a tu enfermedad'.

La razón es que los ataques de asma pueden causar temor en el niño, debido a que la situación se repita de forma continua e incluso puede que deje de realizar actividades rutinarias por miedo a que vuelva a ocurrirle un episodio similar. En estos casos, así como en otros en los que existan graves problemas emocionales, se recomienda acudir a un especialista.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com