La fertilidad masculina y la producción de espermatozoides

Entrevista al Dr. Alberto Pacheco sobre los problemas de fertilidad en el hombre

Alberto PachecoBiólogo

El semen es un líquido blanquecino que se expulsa durante la eyaculación. Cada centímetro cúbico de semen contiene millones de espermatozoides y su objetivo es la reproducción, ya que este líquido actúa como vehículo para transportar los espermatozoides al tracto reproductor femenino. Aunque durante la eyaculación, el semen acompaña al orgasmo, la erección y el orgasmo son controlados por mecanismos distintos e independientes.

Actualmente, numerosos artículos han sugerido que la calidad del esperma masculino está descendiendo y su repercusión sobre la fertilidad aún no está clara. El doctor Alberto Pacheco, director del Laboratorio de Andrología IVI, apunta en esta entrevista concedida en exclusiva a GuiaInfantil.com que el estrés puede afectar a la calidad del semen y nos ofrece algunos interesantes consejos para conservar la fertilidad.

Factores que afectan a la producción de espermatozoides

Pareja triste en cama

¿Cómo afecta el estrés, la ansiedad y los problemas psicológicos a la reproducción masculina?
Afecta y, de una manera importante, a determinados individuos. El sistema nervioso está muy relacionado con el sistema hormonal del varón y la producción de espermatozoides depende en gran medida de las funciones hormonales del varón, de tal forma que situaciones de estrés que supongan un estrés nervioso y eso, a su vez, un estrés hormonal pueden alterar o disminuir la producción de espermatozoides.

¿Cuáles son los problemas físicos, anatómicos, urológicos o de otro tipo que más afectan a la producción de espermatozoides?
Intervienen múltiples factores. Desde el punto de urológico, varicoceles, lesiones que afecten directamente a los testículos, enfermedades inflamatorias y prostatitis. Toda alteración que esté cercana a los testículos y produzca una reacción inflamatoria puede influir inhibiendo la producción de espermatozoides, por ejemplo, situaciones de fiebre, infecciones urinarias o cercanas al testículo pueden afectar directamente a la producción de espermatozoides.

¿Con qué medicamentos hay que tener cuidado para que no afecten a la capacidad reproductiva masculina?
Los efectos secundarios de los medicamentos no afectan a todos los pacientes, ni en la misma medida. Dentro de estos fármacos, hay algunos como los antibióticos (tetraciclina, zentramicina o eritromicina) de uso común, los anabolizantes o los fármacos contra la hipertensión (alfabloqueantes) que pueden afectar de manera sensible a la producción de espermatozoides. 

Comer sano influye en la fertilidad. ¿Qué hábitos de vida saludables son los que más pueden promover la producción de espermatozoides?
Comer sano mediante una dieta mediterránea, rica en vegetales y frutas, sobre todo cítricos, que tienen un gran contenido en antioxidantes que son muy beneficiosos para la producción de espermatozoides. Además, hay otros hábitos que pueden favorecer la producción espermatozoides como eliminar el tabaco o suprimier dosis elevadas de alcohol. La práctica deportiva moderada y regular también favorece esta producción.

El aumento de la temperatura de los testículos afecta a la producción de espermatozoides. Si el hombre consigue bajar la temperatura de su escroto, ¿se soluciona el problema o deja secuelas?
La temperatura es uno de los factores clave en la producción de espermatozoides. Hay determinados hábitos como llevar, por ejemplo, ropa interior ajustada, estar mucho tiempo sentado, ponerse determinados aparatos eléctricos como el portátil en el regazo, que pueden dañar la producción de espermatozoides. Esta elevación de la temperatura que altera la producción de espermatozoides es reversible. Cuando dejamos de tener esa temperatura elevada, un ciclo de espermatogénesis después, que dura en torno a dos meses, podemos volver a tener una producción de espermatozoides normal.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com