8 consejos para proteger a los niños alérgicos al sol

¿Cómo proteger a los niños del sol en caso de alergia?

Los síntomas de la alergia al sol son incómodos porque causan picor y la piel parece que arde, cuando se experimentan en un clima de calor. Mantener a los niños alejados del sol en la medida de lo posible, es el consejo de evitación más acertado, pero además es necesario tomar las medidas de protección adecuadas para evitar que la luz solar dañe su epidermis.

Para evitar la aparición de reacciones en la piel de los niños por la alergia al sol, que causan picor y, en algunos casos dolor, es preciso seguir una serie de consejos y seguir las medidas de protección adecuadas.

8 recomendaciones para proteger a los niños alérgicos del sol

Consejos para proteger a los niños de la alergia al sol

1. Acudir al especialista si se ha padecido alguna reacción alérgica, para conocer a qué se deben y aplicar un tratamiento especifico.

2. Utilizar crema solar de alta protección infantil no perfumada, incluso los días nublados. La crema debe aplicarse por lo menos 20 minutos antes de exponerse al sol y debe repetirse su aplicación con frecuencia (aproximadamente cada 2 horas) o después de nadar o practicar deporte (incluso aunque se utilicen cremas resistentes al agua).

3. Tomar el sol con precaución y de manera paulatina.

4. No tomar el sol después de rociarse con colonias o perfumes.

5. Tener precaución con la vegetación, en especial si la exposición al sol se produce en praderas, bosques o parques.

6. Consultar el prospecto, en caso de que los niños estén tomando medicamentos, para conocer las posibilidades reacciones de fotosensibilidad y, en caso de duda, consulta con el médico.

7. Usar gorros y prendas de ropa que protejan de los rayos solares. Ten en cuenta que las telas blancas, sobre todo el algodón, la franela ligera y las telas que se adhieren a la piel, no ofrecen demasiada protección. Cuanto más compacta sea la textura de la ropa, mayor será la protección solar que ofrece.

8. Evitar en lo posible la exposiciónentre las 11:00 y las 16:00 horas, así como la luz reflejada (agua, nieve, arena), que es tan dañina como la directa.

Síntomas de la alergia al sol en los niños y bebés

- En la urticaria solar, los síntomas aparecen a los pocos minutos de la exposición solar. La piel se enrojece y surgen habones dispersos, que tienden a agruparse formando placas, que desaparecen generalmente tras unas horas al cesar la exposición. En ocasiones, los casos especialmente graves han experimentado también mareo, ahogo y dolor de cabeza tras la exposición de áreas corporales extensas.

- En las reacciones fototóxicas, lo primero que se observa es una quemadura solar exagerada, que afecta a las áreas de la piel habitualmente expuestas. Son reacciones inflamatorias que producen lesiones cutáneas, se deben a la transformación de determinadas sustancias químicas presentes en la piel por acción de la luz. La zona enrojecida presenta también una sensación punzante o de quemazón, que posteriormente puede derivar en una hiperpigmentación. Suele mejorar al cabo de una semana. Si la reacción es muy intensa, pueden incluso formarse ampollas. Este tipo de reacciones son mucho más frecuentes que las fotoálergicas y pueden aparecer ya desde la primera exposición a la sustancia química.

- En las reacciones fotoalérgicas, es habitual la aparición de ronchas de tipo eccematoso, que pueden rebasar la zona irritada. A pesar de suprimir el fotosensibilizante, pueden persistir varias semanas. Es posible la existencia de reacciones cruzadas entre diferentes alérgenos relacionados estructuralmente, no dependen de la concentración del agente fotosensibilizante ni del tiempo de exposición, y tardan más en desaparecer, es decir, de 2 a 3 semanas. Las exposiciones posteriores van a desencadenar nuevamente las lesiones dentro de las primeras 48 horas.

Marisol Nuevo.