Cuentos para niños. La mamá cabra y los siete cabritillos

Cuentos infantiles sobre los valores

En una bonita casita del bosque vivían 7 cabritillos y su mamá. Un día la mamá cabra tuvo que irse de compras al pueblo y dijo a sus hijitos:

- Hijos míos, me voy a comprar al pueblo y cuando yo vuelva daremos un paseo por el campo. Os traeré exquisita comidita

Y todos los cabritillos, felices, dijeron:

- Vale, mamá!!

La mamá cabra y sus siete cabritillos

Cuentos tradicionales

Antes de salir de casa, la mamá cabra les dijo:

- Mientras yo no llegue, no abran la puerta a nadie, vale hijitos?

Y los cabritillos, obedientes, dijeron:

- Vale, mamá!!

Fuera de casa, detrás de un árbol se escondía un temible lobo que observaba cómo la madre cabra salía con su bolso de casa, dejando a sus hijitos solitos dentro de la casa.

Minutos después de que la madre cabra saliera de casa, el lobo se acercó a la puerta y dando algunos golpes, TOC TOC TOC a la puerta de la casa de los cabritillos, dijo:

- Soy vuestra mamá y os traigo buena comidita. ¿podéis abrirme la puerta?

Reconociendo la voz del lobo, los cabritillos gritaron:

- NOOO... tu no eres nuestra madre. Eres el lobo!!!

Decepcionado, el lobo se fue y se acercó a una granja que había allí cerca, y se comió docenas y docenas de huevos para aclarar y suavizar su voz. Y volvió a la casa de los cabritillos: TOC TOC TOC... Y con voz suave dijo:

- Niños, soy vuestra mamá, ¿podéis abrirme la puerta?

No convencidos de que era su madre, los cabritillos le dijeron:

- Si eres nuestra madre, entonces enséñanos vuestra pata.

El lobo no dudó en enseñarles su pata negra y peluda por debajo de la puerta. Y los cabritillos dijeron:

- NOOOO... tu no eres nuestra madre. Eres el lobo!!!

Contrariado, el lobo se dirigió a la casa de un molinero y le pidió un saco de harina. Metió una patita en la harina para que se la blanqueara y se fue otra vez a la casa de los cabritillos: TOC TOC TOC... Y les dijo:

- Niños, soy vuestra mamá y os traigo comidita muy exquisita del pueblo. ¡Abrid la puerta!

Los cabritillos volvieron a decirle:

- Si eres nuestra madre, entonces enséñanos tu pata.

El lobo enseñó su pata bien rebozada en harina por debajo de la puerta y los cabritillos dijeron:

- ¡Esta vez sí que eres mamá! Y abrieron la puerta.

El lobo entró rápidamente en la casa y empezó a correr para alcanzar a los cabritillos. Los cabritillos salieron corriendo y se escondieron cada uno en un sitio distinto.

En este momento, pasaba por allí un cazador que, oyendo todo el ruido de voces, entró en la casa y estaba a punto de matar el lobo cuando el animal salió corriendo asustado y con miedo, rogando al cazador que no le matara y jurando que jamás volvería por aquellos lados. Al cabo de un rato llegó la mamá cabra y se encontró la puerta abierta y la casa vacía.

- Ay, ¡mis hijitos! Seguro que a todos se los ha llevado el lobo.

Fue entonces cuando todos los cabritillos, uno a uno, fueron saliendo de su escondrijo, para la alegría de la mamá cabra. El cazador le explicó todo lo que había ocurrido. Y entonces, como agradecimiento al cazador, la mamá cabra y sus cabritillos prepararon una gran fiesta donde pudieron comer la rica comidita que había comprado la mamá cabra en el mercado del pueblo.

FIN

Este cuento fue escrito por los hermanos Grimm.

Moraleja: que los niños jamás deben abrir la puerta de casa a extraños y que muchas veces las apariencias engañan.