Diferencias entre niños y niñas preadolescentes

Qué cambios experimentan los niños y las niñas preadolescentes

Nuria G. Alonso de la TorrePsicóloga infantojuvenil

Conforme tu hijo va creciendo, las diferencias entre chicos y chicas se hacen más notables tanto físicas como mentalmente.  El punto de inflexión dónde son más evidentes es con la llegada de la preadolescencia.

La preadolescencia es una etapa que surge entre los 9-13 años y se caracteriza por numerosos cambios físicos y psicológicos que no sólo afectan a tu hijo sino al resto de la familia. La mejor solución para que el clima familiar y la relación de confianza que tienes con tu hijo no se vea tan alterado es comprendiendo esos cambios y cómo le puede estar afectando en su vida. Además, si tienes hijos e hijas es conveniente que sepas que la preadolescencia no les va a afectar por igual y tienes que tenerlo en cuenta cuando estés a su lado.

Cambios físicos que experimentan chicos y chicas en la preadolescencia

NIños y niñas preadolescentes

Para empezar, la duración de los cambios físicos son diferentes en chicos y en chicas, en los chicos puede durar hasta cuatro años. Sin embargo, son ellas las que comienzan antes a experimentar los cambios en su cuerpo. Los cambios físicos más importantes que van a experimentar son:

- Crecimiento y cambios en la silueta. Diferentes parte de su cuerpo como las manos y los pies empiezan a desarrollar su tamaño. A las chicas, se les desarrollará el pecho y se les ensancharán las caderas mientras que los chicos serán los hombros y verán incrementados su musculatura y su peso. No obstante, a pesar de que ambos van a aumentar su estatura, los chicos 'pegarán  el estirón' al finalizar su maduración sexual.

- Incremento de vello en el cuerpo y problemas de piel. Ambos les crecerá más vello en axilas, piernas y genitales. Sin embargo, a los chicos también les crecerá vello en la cara. Además, la piel será más grasa debido a las hormonas, lo cual originará el acné.

- Incremento de hormonas. Ambos tendrán mayores niveles de hormonas, no obstante, en el caso de las chicas, serán estrógenos y la progesterona y los chicos será la testosterona. Todos estos cambios hormonales van a reflejarse mucho en su comportamiento y en su estado de ánimo. En el caso de algunas chicas, el síndrome premenstrual va a poder ocasionarles una mayor tristeza y en el de los chicos, los altos niveles de testosterona van a dificultarles el control de la agresividad. 

- Maduración sexual. Ambos comenzarán a desarrollarse genitalmente. Mientras que en los chicos el pene y los testículos aumentan y se producen las primeras eyaculaciones, las chicas comenzarán con la menstruación.

Cambios emocionales que experimentan chicos y chicas preadolescentes

Como ya adelantamos, todos esos físicos y hormonales que experimentan de forma constante van a afectarles no sólo a nivel del estado de ánimo sino que se va a reflejar en diferentes aspectos de su vida. 

- Incremento de la preocupación por la imagen corporal y problemas con su autoestima. Entender que su cuerpo está cambiando y aceptar esos cambios va a ser determinante en la construcción de su autoestima y la confianza que tengan en sí mismos. A pesar de que en ambos casos van a estar más inseguros, las chicas van a manifestarlo de forma más evidente. Por eso, si esos cambios físicos y anímicos los enfrentas gritándoles o burlándote de ellos, no aprenderán a expresar sentimientos o a solucionar conflictos que puedan tener en su vida. Lo importante en estos casos es ser pacientes y dialogar mucho con ellos demostrándoles que comprendes por lo que está pasando.

- Mayor relación con personas de su misma edad y género. La diferencia entre ambos es el modo en que van a decidir relacionarse con sus amigos, mientras que las chicas preferirán hablar entre ellas para buscar consejo para mejorar su aspecto físico o su forma de vestir, los chicos elegirán hacer actividades más relacionadas con el deporte y mejorar su musculatura. Por ello, aprovecha para acercarte a sus gustos: ve de compras, practica deporte durante el fin de semana o aprovecha para interesarte por las series o películas que le gustan.

- Descenso de la comunicación y el tiempo en familia. La búsqueda de sí mismos les lleva a distanciarse de sus padres de forma paulatina y a pasar más horas consigo mismos. No obstante, en esta etapa sigue habiendo comunicación familiar ya que necesitan comprender que les está pasando. Según diversos estudios, las chicas se comunican más tanto con sus padres como con sus madres que los chicos. Sin embargo, los chicos suelen relacionarse con el progenitor que ven más abierto y disponible a entenderlos, que en muchos casos ellos manifiestan que suele ser la madre.