5 mitos sobre el café

Cinco aspectos sobre el café que no son reales

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

¿Es bueno o malo tomar café? ¿Afecta la cafeína negativamente al organismo? ¿Engorda o puede alterar el café? Todas las preguntas acerca del consumo de café a diario tienen respuesta, y conocer las verdades y mentiras al respecto puede ayudarnos a saber cómo ingerirlo para llevar una dieta sana y equilibrada. 

Los beneficios del café en la dieta

Lo bueno de tomar café

Tomar café no es tan malo como dicen, ya que en su ingesta encontramos múltiples beneficios. El primero de ellos es el hecho de que es un estimulante natural del sistema nervioso, lo que en su justa medida puede contribuir a que funcione mejor. También es bueno para prevenir enfermedades, ya que es un antioxidante natural, lo mismo que sucede con el vino. 

Por otra parte, es también bueno para evitar los dolores de cabeza, ya que se considera que puede llegar a tener un gran efecto analgésico, tanto que incluso puede ser bueno para que lo tomen los niños, ya que puede mejorar la concentración y la atención

Cinco mitos sobre el consumo de café 

1. El café es adictivo: No se trata de un producto que haya que tomar una y otra vez porque cause una gran adicción según expertos en nutrición. El cuerpo se acostumbra enseguida si se deja de tomar por otras razones de salud. 

2. El café engorda: Esto es un mito muy común, pero totalmente falso, ya que lo que aporta calorías al organismo es la leche si es entera y si además le añadimos grandes cantidades de azúcar. 

3. El café hace que sudemos más: Aunque muchas personas piensan que el rendimiento deportivo es mayor si nos tomamos una taza de café antes del gimnasio, esto no es cierto. 

4. Las embarazadas no pueden tomar café: Es evidente que un consumo de cafeína muy alto puede poner nerviosa a la futura madre y también al bebé que viene en camino, por lo que lo que se debe hacer es una ingesta muy moderada, sin que esté prohibida. 

5. Es perjudicial para los niños: Al contrario de lo que pueda pensarse, los niños sí pueden tomar café al menos en cantidades pequeñas, ya que tiene propiedades que pueden mejorar su atención y concentración sin que se alteren.