5 mitos sobre los alimentos integrales

Qué cosas no son cierta sobre la alimentación integral

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

A la hora de llevar una dieta sana, es bastante probable que con el objetivo de perder peso o de comer más equilibrado, nos hayamos lanzado a los productos de alimentación integrales. 

Respecto a este tipo de alimentos hay estudios de todo tipo, y posturas contrarias, donde se establecen los beneficios de los alimentos integrales frente a quienes consideran que no son realmente ventajosos para la salud y llevar una dieta sana y equilibrada que mantenga el cuerpo en forma. 

Cinco mitos sobre los alimentos integrales

Los alimentos integrales y sus beneficios 

1. Los alimentos integrales adelgazan: Es un falso mito creer que los alimentos de origen integral, como puede ser el pan con estas características, evita que el cuerpo engorde. Como en todo lo que tiene que ver con la alimentación, el exceso puede provocar efectos no deseados y además, negativos. Comer demasiados alimentos que sean integrales está directamente relacionado en algunos casos con el riesgo de obesidad. Incorporar mucha fibra a nuestra dieta de forma repentina puede hacer que tengamos problemas estomacales que pueden derivarse en un exceso de peso a largo plazo. 

2. Cualquier alimento light es integral: En contra de lo que se cree, no todos los alimentos considerados 'lights' son integrales, y esto no quiere decir que vayan a dejar de aportarnos calorías al organismo. Los alimentos integrales son aquellos que consiguen mantener su integridad físico - química, es decir, que no han sido procesados industrialmente.

Aquellos que son integrales no habrán pasado por distintos procesos de deshidratación, calentamiento a temperaturas muy altas o una cocción innecesaria para quitarle sus propiedades y añadirle un sabor o color diferente. Por ello, son diferentes a los lights, que a priori tienen menos calorías que los alimentos normales, pero que en ningún caso tienen que ver con los integrales, puesto que los lights sí han sido procesados. 

3. Los alimentos integrales son bajos en calorías: Los alimentos integrales no tienen menos calorías que los refinados, ya que de hecho pueden incorporar incluso más. La diferencia es que por norma general, los alimentos integrales contienen su integridad en riqueza de vitaminas y que pueden ser más nutritivos. Sin embargo, en ningún caso hay una relación de calorías más baja en el cuerpo. 

4. Los alimentos integrales sólo contienen fibra: Un alimento integral no son únicamente los cereales con fibra recomendados para bajar de peso con una dieta sin demasiadas calorías. Este grupo de alimentos son muchos más, ya que son los arroces, la avena, el centeno, el trigo o la pasta. Esto quiere decir que los nutrientes de los alimentos integrales no se reducen a la fibra, sino que son de lo más variados, porque además contienen vitamina E, que es antioxidante, hierro y magnesio y además potasio. 

5. El pan integral no engorda y el pan blanco sí: Al contrario de lo que se pueda pensar, el pan integral no es mejor que el pan blanco ni aporta menos calorías al organismo. En la elaboración clásica del pan blanco, este alimento únicamente está compuesto por harina, agua, levadura y sal, por lo que dejaría a un lado otro tipo de nutrientes que sí conlleva el pan integral y que por tanto, aportará más calorías al organismo. De esta manera se desmonta el mito de que el pan integral es más apto para adelgazar que el blanco, cuando sucede justo lo contrario.