El destete. Cuándo abandonar la lactancia materna

Edad adecuada y consejos para el destete de los bebés

La alimentación del recién nacido es uno de los motivos de preocupación más habitual en los nuevos papás. Las madres que deciden apostar por la lactancia materna suelen dudar sobre el momento en el que se debe dejar de dar el pecho. 

El destete, es decir, el fin de la lactancia y la introducción de nuevos alimentos en la dieta del bebé es motivo de controversia y varía en función de muchos aspectos, desde médicos hasta sociales. 

Cuándo se debe abandonar la lactancia materna

Madre da el pecho

La Organización Mundial de la Salud considera fundamental mantener una lactancia materna exclusiva, basada únicamente en la leche de la madre, durante los seis primeros meses de vida del bebé. A partir de entonces recomienda seguir con la lactancia materna hasta los 2 años, como mínimo, complementado con otros alimentos.

Según los expertos del Instituto Nacional de Pediatría de México (INP), el destete debe iniciarse a partir del sexto mes. También recomiendan a las madres sometidas al estrés laboral que si mantienen una alimentación mixta una vez que se incorporan a su puesto de trabajo, que vigilen su producción de leche, ya que puede sufrir un descenso y afectar al desarrollo de su hijo.

Introducción de los alimentos sólidos y semisólidos

El cambio de dieta y la introducción de papillas y alimentos sólidos en la alimentación del bebé también han suscitado dudas en los expertos. Según el INP, existen evidencias de que bebés que han ingerido alimentos sólidos durante los seis primeros meses de vida han sufrido una mayor incidencia de enfermedades como la diarrea.

Además, los expertos consideran que es a partir de los seis meses cuando la leche materna ya no es capaz, por si sola, de satisfacer las necesidades nutritivas del bebé.  

Si a este hecho le sumamos que el niño ya tiene desarrollado su sistema digestivo para soportar este tipo de dieta y sus capacidades neuromusculares, como ser capaz de mantener la cabeza y el tronco erguidos y aumentar el movimiento de sus manos, se recomienda que sea justo a los seis meses cuando se inicie el proceso de destete, para que el bebé sea también capaz de participar en su alimentación.

Fuentes: Organización Mundial de la Sallud y Instituto Nacional de Pediatría de México

Patricia García. Redactora de Guiainfantil.com