Ventajas y desventajas del comedor del colegio

La alimentación infantil en los comedores escolares

Una de las prioridades de las familias es la alimentación infantil. Que el niño lleve una alimentación equilibrada y sana es posible tanto en casa como en el comedor escolar.

La decisión está en manos de cada familia, pero antes de decidir si el niño va a ir al comedor escolar o va a comer en casa, es mejor analizar todas las ventajas y desventajas de los comedores.

Ventajas del comedor del colegio

Niño come en comedor

- Para tranquilidad de todos los padres, la principal ventaja de que el niño se quede a comer en el comedor del colegio es que tiene asegurada una alimentación equilibrada y variada. Los comedores escolares están protegidos por estrictos controles de seguridad alimentaria y los menús están elaborados por expertos en nutrición infantil. 

- Además de la variedad y la calidad en la alimentación del niño, los comedores escolares favorecen que los niños coman bien o aprendan a comer de todo. Al estar con otros niños, el niño no puede exigir una comida u otra como puede hacer en casa, sino que se tiene que adaptar al menú general. Caprichos y rabietas se solventan de forma diferente por el personal del comedor y con el tiempo el  niño aprende a comportarse en la mesa.

- Los comedores escolares también favorecen las relaciones sociales entre los niños. Aunque sea un momento de descanso de las tareas escolares, no se rompe la dinámica del colegio y en las horas del comedor los niños crean lazos de amistad que de otra forma no existirían. Además, la gran cantidad de niños comiendo juntos en un mismo lugar requiere cierta disciplina y promueve el buen comportamiento.

Desventajas del comedor del colegio

- Una vez asegurada la seguridad de los alimentos que se consumen en los comedores escolares, la principal preocupación es para esos padres de niños con alguna alergia alimentaria. Generalmente, los comedores de los colegios están preparados para este tipo de eventualidades, aunque hay que avisar cada caso específico. Pero en cualquier caso, la tranquilidad de saber que tu hijo no está probando alimentos a los que es alérgico es mayor en casa.

- Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de llevar al niño al comedor del colegio o no es la renuncia a ese tiempo impagable que los padres pasan con sus hijos. Si bien es cierto que los comedores escolares favorecen las relaciones sociales entre los niños, al mismo tiempo privan a las familias de un tiempo precioso para estar juntos. Los beneficios de comer en familia son muchos a nivel emocional y eso puede perderse si el niño se queda en el colegio.

- Económicamente sale menos rentable ya que supone un gasto extra a la economía familiar no siempre fácil de afrontar, sobre todo, cuando se tienen varios niños comiendo en el colegio.

Con pros y contras, con ventajas y desventajas, el comedor del colegio no deja de ser otra decisión más a la que nos enfrentamos las familias a la hora de dar lo mejor a nuestros hijos. Aunque en la mayoría de los casos, que el niño vaya o no al comedor dependerá de los horarios de trabajo o de la localización del centro de estudios. 

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com