Cuándo y cómo comenzar la lactancia materna

Las primeras tomas del bebé y cómo ha de ser la posición del recién nacido y la mamá para dar el pecho

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

La primera vez que una mamá primeriza se enfrenta a la tarea de amamantar a su bebé le surgen un montón de dudas. En las clases de preparación al parto te habrán orientado sobre como ha de ser la iniciación a la lactancia materna, pero es ahora cuando de verdad tienes que enfrentarte al momento tranquila y confiada, y generar esa intimidad tan especial entre el bebé y la mamá.

Cuando iniciar la lactancia materna

Cómo iniciar la lactancia materna

Lo más recomendable es poner al bebé al pecho en la media hora posterior al parto. Debes ofrecerle el pezón y dejar que tome si le apetece en ese momento. Puede estar un poco adormilado, pero el contacto de piel con piel le estimulará y ayudará a que se produzca la subida de la leche.

Durante las primeras horas debes ofrecerle el pecho si llora, y en caso de que pase dormido mucho rato, habrás de despertarle para darle de mamar y evitar una deshidratación. Hoy en día se recomienda dar el pecho a demanda, pero durante las primeras semanas del bebé has de intentar que realice 8 tomas diarias.

Cuando comiences con la lactancia materna probablemente no tengas una gran producción de leche. La primera leche que obtendrá el bebé se denomina calostro y es un líquido de color amarillento. Su cantidad no es abundante pero sí muy rica en nutrientes.

En la mayoría de las mujeres en período de lactancia, la subida de la leche se produce entre las 48 o 72 horas posteriores al parto, pero durante ese tiempo no dejes de poner al bebé al pecho de forma constante para que siga tomando el calostro y ayude con su succión a estimular la producción de leche. En caso de que te hayan practicado una cesárea, la subida de la leche podría tardar un poco más, pero aun así deja que se agarre al pecho. 

No te preocupes si tienes el pecho demasiado grande o demasiado pequeño, el tamaño de las mamas no influyen en la cantidad de leche que producen.

Cómo comenzar a dar el pecho: la posición del bebé

El bebé realizará sobre el pecho un efecto de succión y empleará la lengua de adelante a atrás para que pueda salir la leche. Para que el inicio de la lactancia materna sea efectiva y el bebé pueda succionar bien, tiene que estar agarrado correctamente al pecho.

Hay varias posturas posibles: sentados, acostados en la cama o con el bebé situado hacia tu costado. Has de encontrar la posición que más te guste, pero lo más importante es que ambos estéis cómodos y tranquilos. Estar nerviosa, agitada o estresada no te ayudará y el bebé percibirá esta sensación rechazando el pecho.

La postura más recomendable es aquella en la que el ombligo de la madre choca contra el ombligo del bebé, así el bebé se agarrará al pecho desde abajo. Será más fácil si su cabeza y su cuerpo están en línea recta. Puedes rozar con tu pezón su labio para estimularle a succionar. El recién nacido tiene que introducir tanto pecho como sea posible en su boca y debe quedar más areola por encima de su labio superior que por debajo del labio inferior. La boca del bebé tiene que estar bien abierta y sus mejillas tienen que estar redondeadas mientras succiona, nunca hundidas para evitar que te duela y se produzcan grietas en el pezón.

Si te han practicado una cesárea estarás más cómoda si das el pecho en la cama de costado.

No es conveniente que durante las tomas que utilices los dedos en forma de pinza sobre el pezón, presionando para que salga más leche. Este acto hace que el bebé no pueda acercarse bien al pecho y tener todo el pezón dentro de su boca.