Cómo evitar la deshidratación en bebés lactantes

Dar el pecho a demanda previene la deshidratación en bebés

Con las altas temperaturas el cuerpo nos pide más líquidos, pero ¿qué ocurre con los bebés lactantes? ¿Hay que darles agua para evitar un golpe de calor? ¿Cómo se puede evitar que se deshidraten en verano? La respuesta está en dar el pecho a demanda e, incluso, en ofrecérselo sin que lo pida.

Cómo saber si el bebé está deshidratado

Deshidratación en bebés

Los bebés y los niños pequeños son más propensos a la deshidratación que los adultos, porque el 70% del peso corporal de un lactante (de 1 a 24 meses) es agua, mientras que en nosotros esa proporción es de un 50%. Al contener una mayor proporción de agua necesitan tomar un 10-15% de su peso en agua cada día y a nosotros nos basta con un 2-4%. Para hacerse una idea, es como si los adultos necesitáramos beber alrededor de 10 litros de agua al día.

Por ese motivo, los lactantes pueden deshidratarse peligrosamente rápido, razón por la que es preciso estar muy atento a los posibles síntomas. Cualquiera de estas señales puede indicar que tu bebé está deshidratado o se está deshidratando: 

-No moja el pañal en un periodo de seis u ocho horas.

-El pis es de un color amarillo más intenso y huele más fuerte.

-Se ve que está sin energía o aletargado.

-Cuando llora no le salen las lágrimas.

-Tiene la boca y los labios secos.

Ante alguno de estos síntomas, lo más recomendable es acudir al pediatra para asegurarse de que está bien. Si se tratase de una leve deshidratación lo más probable es que recomiende la ingesta de más líquidos. Aquí, la edad del lactante es importante porque en este momento es cuando surgen muchas dudas del tipo: ¿cuándo empiezan los bebés a beber agua?

Leche materna en exclusividad hasta los 6 meses

La Organización Mundial de la Salud (OMS), así como otros organismos internacionales de reputado prestigio, recomiendan que los bebés tomen leche materna en exclusividad hasta los 6 meses. Al estar compuesta en un 87% de agua no es preciso dar a los lactantes  agua. El niño obtiene de su madre todos los nutrientes y sales minerales que necesita para protegerse frente a la deshidratación.

Si en los días más calurosos del verano, además de sus tomas habituales, adviertes que tu bebé demanda el pecho más a menudo y durante poco tiempo es porque al principio de cada succión la leche es más aguada y se está refrescando. La cantidad de grasa en la leche materna aumenta a lo largo de la toma.

¿Cuándo introducir el agua en la dieta del bebé?

A los bebés de seis meses, o incluso a los más mayores, que siguen mamando a demanda tampoco es necesario darles agua, aunque hayan iniciado la alimentación complementaria. El agua de la leche de la madre junto con la de las frutas y las verduras es suficiente para cubrir sus necesidades diarias. Se le puede comenzar a ofrecer agua, poco a poco y sin forzarle, siempre que no coincida con las tomas para que no rechace el alimento 

Lo que está totalmente desaconsejado a cualquier edad, es dar a los bebés biberones de agua porque esta práctica podría conllevar una desnutrición temporal. El agua que necesitan los lactantes ha de ir siempre acompañada de nutrientes, porque de lo contrario se les llenaría el estómago de agua y podrían rechazar la alimentación.

Susana Torres. Colaboradora de Guiainfantil.com y Asesora de lactancia