Lactancia materna: grietas en el pecho

Por qué se producen las grietas en el pezón al dar el pecho al bebé y cómo se pueden tratar

Es frecuente que a las madres en período de lactancia les salgan grietas en el pecho. Suelen aparecer en los primeros días posteriores al parto cuando dar el pecho al bebé es una técnica sobre la que no tienen mucha práctica. Las grietas son heridas que se producen por una posición incorrecta del bebé durante la lactancia materna. Pueden salir en uno o en los dos pechos y suelen mejorar y desaparecer cuando la mamá y el bebe adoptan una correcta técnica de amamantamiento.

Cómo evitar las grietas en el pecho durante la lactancia

Lactancia materna y grietas en el pecho

Para evitar que salgan las grietas en las mamas durante la lactancia es importante que la posición del bebé al pecho sea la correcta. Es preferible que su barriga y la tuya estén en contacto y que la cabeza y el cuerpo del bebé formen una línea recta. En cuanto a la boca del bebé, su boca ha de cubrir la mayor cantidad posible de areola, no sólo el pezón. 

Otra manera de prevenir la aparición de las grietas es no lavarte en exceso el pecho. Un exceso de higiene puede resecar la zona y provocar la aparición de estas heridas. Con una ducha diaria es suficiente para tener una buena higiene, no es necesario lavar la zona antes y después de las tomas.

Hay niños que no consiguen agarrarse bien porque tienen frenillo, en ese caso el pediatra deberá hacerle una pequeña intervención para erradicar el problema y que pueda succionar correctamente.

No le des al bebé biberones o chupetes ya que le costará más cuando intente extraer leche del pecho y no realizará una correcta succión.

Tratar las grietas que salen en el pecho en la lactancia

Corregir la posición del bebé al pecho y vigilar que tenga un buen agarre. Si no lo consigues tu sola, puedes acudir a tu matrona o a los grupos de apoyo para mujeres lactantes que existen. Ellos podrán resolver el problema para que disfrutes la lactancia.

Aplicar unas gotas de leche después de las tomas sobre la grieta y dejar que seque al aire ya que ayudará a que cicatrice. Además, existen cremas de lanolina que utilizan algunas mujeres después de la toma. Si las empleas, nunca laves el pecho antes de la siguiente toma, no perjudican al bebé. Sin embargo, evita las pomadas antigrietas, no suelen ser muy eficaces y el bebé no debe ingerirlas.

Es importante que lleves cuides las grietas del pecho y si ya te han salido tengas una buena higiene sobre ellas para evitar que se infecten y provoquen una mastitis, una complicación de la lactancia bastante molesta y que supone una inflamación y enrojecimiento de la mama.

Alba Caraballo. Editora de Guiainfantil.com