Prótesis mamarias y lactancia. Mitos y verdades

Qué hay de cierto o no en dar el pecho con prótesis mamarias

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Cuando una mujer quiere dar el pecho a su bebé recién nacido son muchas las preguntas que le pueden venir a la cabeza. Una de ellas es la que tiene que ver con el peligro que puede conllevar tener prótesis mamarias.

Cuando una mujer está a punto de dar a luz es muy común que piense en el modo en el que quiere alimentar al bebé que viene en camino, y esto puede causarle una duda si se ha sometido a una operación de aumento de pecho

Las verdades sobre las prótesis mamarias y la lactancia 

Prótesis mamarias y lactancia materna

¿Si me he aumentado el pecho, o tenido algún tipo de intervención quirúrgica en la zona, podré alimentar a mi hijo de manera natural? Esta pregunta suele ser muy habitual en las mujeres que se han operado el pecho y que quieren hacer uso de la lactancia materna cuando se convierten en mamás. 

La verdad respecto a este hecho es que no debería afectar el hecho de tener prótesis mamarias a la hora de alimentar al bebé, ya que de forma habitual, en el caso de la silicona, se introduce detrás del músculo pectoral, lo que hará que no afecte al pecho, ya que el pezón no suele sufrir ningún daño. 

Dar el pecho con prótesis mamarias

De este modo, la lactancia no queda fuera del alcance de aquellas mujeres que se hayan sometido a una operación de aumento de pecho. No sólo la silicona en sí no afecta a la lactancia, sino que el bebé no sufre ningún problema. El único inconveniente es que puede costar un poco más que consiga ese momento único de agarrarse al pecho de su madre debido a que algún conducto que conecta la leche materna esté dañado a causa de la operación. 

Otro problema que suelen preguntarse las mamás con prótesis mamarias es si el pecho queda desmejorado cuando estamos en plena lactancia, pero esto no suele afectar a su forma.