Alimentos ricos en antioxidantes para niños

Qué son los antioxidantes y qué beneficios aportan a los niños

Muchas personas piensan que los antioxidantes están destinados a frenar el envejecimiento y que los más pequeños no los necesitan. Pero esta idea es un error, ya que los antioxidantes juegan un papel fundamental en el desarrollo muscular, óseo y del sistema inmunitario. Los alimentos antioxidantes también deben estar muy presentes en la alimentación infantil.

Los antioxidantes combaten los radicales libres productos de las toxinas a las que diariamente nos exponemos. Como los radicales libres son los causantes de multitud de enfermedades, podemos entender por qué los niños también necesitan antioxidantes en su dieta. La pregunta que nos hacemos es ¿cómo proporcionar antioxidantes a nuestros niños?

Alimentos con antioxidantes para los niños

Niños con manzanas

La mala noticia para los niños es que los alimentos que más antioxidantes proporcionan son las frutas y las verduras. La buena noticia es que los padres podemos hacer que comer verduras y frutas sea algo divertido para ellos. A pesar de que la publicidad nos bombardea con todo tipo de productos enriquecidos con vitaminas y con antioxidantes, la mejor forma de conseguirlos es a través de una alimentación natural.

Las verduras que más antioxidantes contienen son el brócoli, los tomates, las espinacas, todo tipo de coles y las cebollas. Indispensables en la alimentación infantil para combatir los radicales libres son las zanahorias y el aguacate cuyos beneficios se observan especialmente en la salud ocular. Los lácteos también contienen antioxidantes que ayudan al desarrollo saludable de los huesos y combate los problemas bucodentales.

En cuanto a las frutas, todas contienen potentes antioxidantes que favorecen la regeneración celular, aportan energía y estimulan el sistema inmunitario. Los cítricos son los antioxidantes más conocidos, pero encontramos muchos más beneficios en las bayas como las moras, las frambuesas y los arándanos. La uvas y la sandía también son una fuente importante de antioxidantes, así como los frutos secos.

Cómo incluir antioxidantes en la alimentación infantil

Nos parece importante insistir en la necesidad de que los niños lleven una alimentación sana y equilibrada lo más natural posible, no solo para prevenir la obesidad, sino también para garantizar que se conviertan en adultos sanos. Para conseguirlo, los padres debemos implicarnos y darles una buena educación nutricional. Incluir las frutas y verduras en la alimentación de los niños y convertirlas en las verdaderas protagonistas de su dieta no es tan difícil como parece.

Con un poco de imaginación y siempre actuando nosotros como ejemplo, un plato de verdura presentado de forma divertida no puede faltar en cada almuerzo. En el desayuno se pueden incluir más fácilmente alimentos antioxidantes añadiendo algunas fresas o arándanos a los cereales. Y para la cena, siempre podemos recurrir a ensaladas variadas que incluyan naranjas o aguacate. 

El caballo de batalla de muchas familias es la merienda de los niños. Mientras que los pequeños de la casa se decantan por la bollería industrial, los nutricionistas aseguran que hay alternativas más saludables y a la vez más deliciosas. Sustituir la merienda habitual por otra más saludable y natural no debe ser un castigo, sino un proceso que el niño debe entender como una mejora en su calidad de vida y no como una prohibición.

Laura Vélez. Colaboradora de Guiainfantil.com