Alimentos precocinados para niños: lo bueno y lo malo

Ventajas e inconvenientes de la comida precocinada para los niños

Carlota ReviriegoNutricionista

Con el ajetreo que las familias llevan en la actualidad, padres trabajando fuera de casa, niños que hacen miles de actividades extraescolares después del colegio, deberes al llegar a casa…, a veces, el tiempo no llega para todo, y las comidas precocinadas se hacen un hueco en la vida diaria.

Los motivos son evidentes, a falta de tiempo, estos paquetes proporcionan comidas relativamente completas sin necesidad de pasar más tiempo en la cocina que el que supone meter una bandeja en el horno, pero, ¿cómo de saludables son estas comidas precocinadas?

Desventajas de los alimentos precocinados para los niños 

Comida precocinada para niños, sí o no

En general, estos platos pueden ser lasañas u otro tipo de pastas con algún tipo de salsa, pescados o carnes rebozados, croquetas variadas, arroces, sopas y caldos, gazpachos, salmorejos y las ampliamente conocidas pizzas o tartas saladas, incluyendo sus masas o bases para hacerlas en casa.

Aunque no podemos meter todos los precocinados en el mismo saco, lo cierto es que la gran mayoría de ellos tienen unas características similares. Entre ellas pueden destacarse:

- Azúcar y sal en exceso. En general, aquellos platos precocinados que contienen queso o jamón no suelen necesitar sal añadida, y sin embargo, los precocinados la llevan. En cuanto a los azúcares, la presencia de hidratos es suficiente siendo innecesario añadir azúcar para hacer el plato más atractivo. 

- La cantidad de carne o pescado es bastante inferior a la que llevaría el mismo plato si se elabora en casa. Por ejemplo, la lasaña boloñesa casera probablemente tendría un porcentaje de carne, al menos, del 50%, algunas de las precocinadas no alcanzan el 20%. Del mismo modo, los rebozados tienen una cantidad ínfima de pescado (o carne), en favor del rebozado, y en las croquetas, por ejemplo, es el rebozado, junto con la bechamel lo que constituye el grueso del plato, mientras que el jamón se encuentra en cantidades muy pequeñas. Las porciones de verduras también son escasas. Por otra parte, la baja cantidad de pescado compromete la cantidad de ácidos grasos omega 3, y la de verduras y su cocinado, la de vitaminas y minerales. 

- Las salsas (bechamel, salsa de tomate…) suelen llevar espesantes innecesarios que no llevarían las mismas salsas hechas en casa, y la cantidad de grasas poco recomendables suele ser bastante superior.

Ventajas de la comida precocinada para niños

No obstante, una vez enumerados algunos de los contras de este tipo de comida, es conveniente añadir que, dependiendo de con que lo comparemos y de la frecuencia que se consuman, las comidas precocinadas pueden no ser tan mala idea.

- Las comidas precocinadas suelen ser más equilibradas que aquellas similares pero compradas en restaurantes de comida rápida. Por ejemplo, una pizza preparada en casa a partir de la base precocinada, incluso aquella comprada elaborada para hornear directamente, suele contener menos grasas saturadas y productos de mejor calidad que la pizza, además de un contenido inferior de sal.

- En general, los precocinados no son una buena idea para la dieta infantil en sustitución de las comidas elaboradas en casa, pero la denominada comida basura o comida rápida, lo son aún menos.