Alimentos que curan: el crecimiento de los niños

Alimentos que ayudan a los niños a crecer

El correcto crecimiento de los niños está muy relacionado con su alimentación. Un equilibrio de nutrientes en la alimentación infantil es fundamental para estimular el desarrollo de los niños. Para prevenir deficiencias en el crecimiento y desarrollo de los niños es importante prestar atención no sólo al calcio, sino también a los micronutrientes y macronutrientes. ¿Qué alimentos no deben faltar en la dieta de los niños en crecimiento? ¿Qué nutrientes son los más importantes para el desarrollo de los niños?

La doctora María Concepción Vidales Aznar, especialista en Nutrición, Dietética Humana y Trastornos del comportamiento alimentario, directora de la clínica Nutrimedic, y autora del libro Cocina que cura, asegura que una dieta rica en macronutrientes y micronutrientes es lo que los niños necesitan para crecer sanos y fuertes.

Nutrientes esenciales para el crecimiento de los niños

Crecimiento de los niños

Macronutrientes para los niños. En el crecimiento de los niños los tres principios inmediatos conocidos como macronutrientes no deben faltar nunca.

1. Proteínas: son elementos imprescindibles para la formación de musculos y huesos. Las proteínas son necesarias para fortalecer el sistema inmunitario y aumentar las defensas. Las carnes, los pescados, los huevos y los lacteos son alimentos con un alto valor proteico.

2. Hidratos de carbono: son necesarios para proporcionar energía y combustible. Debemos escoger hidratos de carbono complejos como cereales, frutas, pastas, pan…

3. Lípidos: las grasas son necesarias para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Los lípidos o grasas más saludables son las grasas insaturadas y ricas en omega 3, que están presentes en los pescados azules y en el aceite de oliva.

Micronutrientes para los niños. Están compuestos por vitaminas y minerales.  En este apartado son especialmente importantes el calcio, que está presente en los lácteos y en menor cantidad en vegetales verdes y pescados o frutos secos. Los alimentos más ricos en hierro son las carnes, los vegetales, las legumbres y las frutas.

Preparaciones de alimentos para los niños

A partir del primer año de vida, el niño ya puede comer casi de todo, exceptuando algún fruto seco. Por ello, la oferta de alimentos debe ser variada y las formas culinarias también. Ofreciendo al niño variedad, tendrá la oportunidad de ir probando de todo y experimentando nuevas texturas y sabores. 

Los lacteos  se pueden presentar en postres, bechamel o cremas. Del mismo modo, las verduras podemos presentarlas en cremas o pures, pero también en trozos enteros para que al principio experimenten incluso con las manos a la hora de comer. Lo  importante es facilitar  su aceptación, al principio, con sabores suaves y luego ir añadiendo cada semana alguna novedad. Este mismo principio se debe aplicar para las carnes, pescados y huevos.

Las preparaciones deben ser fáciles de elaborar, con ingredientes y cocciones sencillas, empleando el aceite de oliva en su justa medida y sin abusar de la sal en todas ellas. 

Dra Vidales, dietética y nutrición

Dra. María Concepción Vidales Aznar
Licenciada en Medicina y Cirugía
Especialista en Nutrición, Dietética Humana y
Trastornos del comportamiento alimentario
Directora Médica de la clínica Nutrimedic 
Autora del libro Cocina que cura