Alimentos que facilitan el descanso en niños y embarazadas

Qué alimentos favorecen la relajación, la calma y el sueño

Carlota ReviriegoNutricionista

La gran variedad de alimentos que están al alcance de nuestra mano pueden proporcionar también una gran variedad de beneficios para el organismo. Algunos facilitan la digestión, otros la absorción de ciertos minerales o vitaminas, y otros, al contrario, pueden dificultarla o impedirla.

Algunos alimentos contienen estimulantes que aumentan los niveles de energía, mientras que otros pueden disminuir o aumentar la concentración, estimulando determinadas funciones en el cerebro. Ciertos alimentos estimulan la producción de sustancias químicas en el cerebro que inducen a la relajación, provocando calma y sueño y, de este modo, facilitando el descanso.

Dieta que ayuda a descansar a niños y embarazadas

Alimentos que ayudan a descansar

El triptófano es un aminoácido esencial para el organismo. Una de sus funciones es la de promover la liberación de la serotonina, directamente implicada en la relajación y el descanso y en la regulación de los períodos de sueño y vigilia. ¿Y dónde se encuentra el triptófano? La leche materna es una fuente de triptófano ideal para el recién nacido. Además, como la madre naturaleza es muy sabia, alcanza su concentración máxima en la leche durante las tomas nocturnas, precisamente cuando más se necesita.

Otros alimentos ricos en triptófano son los huevos, la leche y los cereales integrales, además de los plátanos, la mayoría de los frutos secos y, curiosamente, el chocolate. Conviene incluir alguno de estos alimentos en la cena de los niños, ya que facilitara su relajación y descanso. Por ejemplo, un vaso de leche antes de acostarse, con o sin cereales o galletas integrales, puede asegurar que los niveles de triptófano en plasma y sangre sean los óptimos para asegurar el descanso nocturno.

El correcto metabolismo del triptófano requiere de la presencia de magnesio y vitamina B6. Curiosamente, la vitamina B6 tiene como fuente casi los mismos alimentos que el triptófano, además de la carne y el pescado, mientras que el magnesio se puede encontrar en frutos secos, cereales integrales y legumbres. La vitamina B6 facilita la absorción de la vitamina B12 y del hierro. Es una vitamina muy útil para los niños especialmente activos o en momentos de actividad física elevada, ya que estimula la liberación del glucógeno almacenado para su utilización como fuente de energía.

El magnesio tiene además una gran importancia durante la infancia, ya que ayuda a fijar el calcio y el fosforo en huesos y dientes, para mantenerlos fuertes y asegurar su perfecto desarrollo. Ambos deben reponerse diariamente con la dieta, ya que no hay depósitos en el organismo.

El triptófano es además precursor de una vitamina que se puede fabricar dentro del propio organismo, la vitamina B3 o niacina, por lo que su deficiencia suele ir acompañada de deficiencias de las vitaminas B3 y B6. 

La falta de triptófano, además de en insomnio, sobre-excitación o trastornos en el sistema nervioso relacionados con la falta de relajación, como el estrés o la hiperactividad, se traduce también en un aumento de la agresividad. Además, su déficit puede provocar trastornos en el crecimiento y el desarrollo durante la infancia, ya que la mayor parte de las hormonas relacionadas con el crecimiento alcanzan su actividad máxima durante la noche, cuando el cuerpo esta relajado y el metabolismo se encuentra en su nivel basal.