Cómo abrir el apetito del niño con aromaterapia

Pautas para ayudar a nuestros hijos a tener hambre con aromaterapia

Muchos padres no saben qué hacer cuando su hijo no tiene mucho apetito, o cuando es una lucha constante intentar que ingiera los alimentos correctos a la hora de la comida.

Sin embargo, existe una técnica que podemos poner en práctica de una forma fácil, y que tiene que ver con la aromaterapia, dejando claro que aunque para muchos no es más que una fábula, a muchas personas les ayuda día a día por la fuerza psicológica de los olores. ¿Por qué no intentarlo para estimular a los pequeños de la casa y a su apetito?

Cómo ayudar a nuestro hijo a comer con aromaterapia

 Cómo abrir el apetito con aromaterapia

Si queremos estimular a nuestro hijo a través de los olores, es necesario que sepamos que no es un proceso muy ligero, sino que tenemos que mantenerlo en el tiempo para que el niño sea consciente del aroma en cuestión y pueda relacionar el momento de la comida con ese olor que además de resultarle tremendamente familiar, también le gusta.

Por ello, primero tenemos que conocer qué tipo de aromas son los que ayudan a que tengamos más hambre, y que son los que harán que nuestro pequeño también lo tenga y de paso pueda comer mucho mejor a partir de entonces.

Qué olores elegir para estimular el apetito de nuestro hijo

Algunos de los olores que más pueden ayudar a que el apetito se abra son los siguientes:

-Cardamomo: Aunque puede resultar muy fuerte al principio, esta especia suele fomentar que se abra el apetito, tanto en las personas mayores como también en los niños, ya que la manera en la que lo podemos establecer en casa hará que lo relacionen con el momento de la comida y así se atrevan a comer más que de costumbre.

-Comino: También es útil para el mismo fin, aunque no conviene utilizarlo en exceso.

- Aromas cítricos: Está demostrado que estimula el apetito de una forma práctica y sencilla y vale para cualquier edad.

Para saber cómo aplicar estos olores, podemos hacerlo en los propios platos, o a la vez que vamos preparando los platos en cuestión, lo que hará que vaya relajándose poco a poco y pueda hacer que relacionen este momento con los menús con los que va a disfrutar.