Qué beneficios aportan las sopas a los niños

Beneficios nutricionales de las sopas para niños

Como siempre estamos preocupados por la alimentación de nuestros hijos, seguimos buscando la fórmula para darles alimentos que les gusten y que a la vez les aporten todos los nutrientes que necesitan. Y uno de nuestros mejores aliados en cuestión de alimentación infantil son las sopas.

Te explicamos por qué es bueno incluir a menudo en la dieta de los niños las sopas, y los beneficios que aportan en su alimentación. 

Los ventajas de las sopas para los niños

Bebé toma sopa

Las ventajas de incluir las sopas en la alimentación de los niños son muchas y no hablamos solo de los beneficios nutricionales. A la mayoría de los niños les encanta una buena sopa y es una de las mejores formas de que coman verduras ya que, de otra forma, resulta muy difícil que las acepten. Pero las sopas se pueden elaborar con muchos otros alimentos necesarios.

Además de la sopa de verduras, las sopas se pueden elaborar con pescado, con carne, con legumbres, con pasta o con arroz. Un sinfín de posibilidades para que los más pequeños aprendan a llevar una alimentación sana y equilibrada. Y si en invierno lo más apetecible es tomar una sopa, también podemos encontrar recetas de sopas frías muy refrescantes cuando el calor del verano aprieta.

La larga lista de ventajas de las sopas incluyen el aspecto económico, tan importante en estos días. Una sopa es un plato contundente que aporta nutrientes, sacia el apetito y resulta de lo más económico. En las sopas también podemos reciclar numerosos ingredientes que han sobrado del día anterior y así evitamos desperdiciar comida.

Por qué son buenas las sopas para los niños

1. Hidratación: Uno de los mayores beneficios de comer sopa para los niños se observa en la hidratación que aporta. Por ser un plato compuesto por una gran cantidad de agua, el organismo de los más pequeños se mantiene hidratado y eso ayuda a asimilar mejor todos los nutrientes.

2. Bajo en calorías: Tampoco podemos perder de vista que la sopa es un plato con pocas calorías ideal para prevenir la obesidad infantil.

Cuándo es mejor que tomen la sopa los niños

Los nutricionistas afirman que la mejor hora para que los niños tomen sopa es por la noche. Por su escaso aporte calórico y su efecto saciante, la sopa es la cena ideal fácil de digerir y también fácil de comer. Pocos niños son capaces de decir no a una deliciosa sopa casera y se puede incluir en la alimentación de los más pequeños (aproximadamente a partir del año). Por todo ello y por ser un alimento completo, apostamos por las sopas como el plato estrella para toda la familia.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com