¿Se puede mezclar el yogur con frutas en la dieta infantil?

Beneficios de mezclar fruta con yogur para meriendas y desayunos

Las frutas son ricas en vitaminas, minerales, agua y fibra, son alimentos que deben estar presente a lo largo del día, además las frutas ayudan a mantener el equilibrio ácido-base del organismo neutralizando el exceso de acidez.

El yogur, es rico en proteínas, calcio, potasio, magnesio, fósforo, zinc, vitaminas del complejo B y vitamina D, ayudan al crecimiento y fortalecimiento de los huesos y refuerzan las defensas. Quienes padecen intolerancia a la lactosa suelen tolerar su consumo.

Pero, ¿se pueden mezclar ambos en la dieta de los niños?

¿Por qué se cree que no es bueno mezclar las frutas con yogur?

Combinación saludable: yogur con frutas

- Se sabe que un alto consumo de fibra inhibe la absorción de calcio, y si bien las frutas contienen fibra no es lo suficientemente preocupante para no combinar frutas con yogur y que los  niños disfruten de una deliciosa merienda.

- Hay recomendaciones de no mezclar frutas ácidas con otros alimentos y de que es ideal consumirla sola, la característica acidificante o alcalinizante de un alimento no tiene que ver con el sabor ácido del mismo al ser ingerido sino con la manera en que es metabolizado por el organismo.

- Las frutas contienen sales como potasio y magnesio y son alcalinizantes porque neutralizan un medio ácido.

Por qué sí pueden los niños consumir fruta con yogur

- Las frutas aportan fibra, vitaminas y minerales que ayudan al crecimiento del niño.

- Los yogures contienen proteínas y grasas que aportan energía.

- Tanto el yogur como la fruta resultan ser una excelente combinación para meriendas o desayunos.

- Son alimentos de fácil digestión.

- En general, los yogures y frutas son bien aceptados por los niños por su sabor dulce y por las numerosas combinaciones de sabores y preparaciones que se pueden realizar.

- Se puede incluir el yogur desde los 6 o 7 meses, utilizando yogures con leche de continuación y mezclar con frutas, por ejemplo se puede hacer una papilla de ½ banana pisada con manzana rallada y agregar el yogur, para los niños mayores un smoothie de plátano, con yogur, leche y zumo de naranja.