Secretos de una hidratación saludable en el embarazo y la lactancia

Los beneficios de estar hidratada para la salud de la madre y el bebé

Si estás embarazada o acabas de tener un bebé, sonríe. Estás en una de las épocas más mágicas de tu vida. Por eso, no solo es importante que la vivas intensamente, sino que lo hagas de una manera saludable.

Existen muchas teorías sobre qué es lo más adecuado para cuidar a tu bebé. Pero eso no quiere decir que todas sean correctas o estén comprobadas científicamente, por eso es tan importante saber diferenciar entre las que son verdad y las que no lo son. 

Beneficios de la hidratación en el embarazo y la lactancia

Agua en el embarazo 

¿Hay que beber agua solo cuando se tiene sed?                    

Para nada, tenemos sed cuando ya no estamos correctamente hidratados. Por lo tanto, lo mejor, es ir bebiendo agua durante todo el día de un modo regular.

En el caso del embarazo, incluso tarda mucho más por culpa de los cambios hormonales. Ten en cuenta que durante el embarazo, la ganancia de peso principal es el aumento de volumen de agua en el cuerpo (de 6 a 8L), imprescindibles, conjuntamente con un aporte de minerales esenciales para el organismo de la madre.

¿Hay que beber menos agua cuando hay retención de líquidos?             

Nada más lejos de la realidad. La retención de líquidos que se sufre durante el embarazo no tiene nada que ver con la cantidad de agua que se toma, sino con la vorágine hormonal y los cambios que sufre el organismo durante este periodo. 

Durante el embarazo aumenta la cantidad de sangre que circula por nuestro cuerpo. Por eso es muy importante beber más líquidos ya que permite un mejor funcionamiento de los riñones, ayudando a reducir la retención de líquidos. En el embarazo, la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) recomienda tomar 2,3L de agua al día por este motivo, unos 500 litros durante las 39 semanas que dura el embarazo. 

La importancia del agua en la lactancia o el biberón

Agua en la lactancia 

¿Durante la lactancia tienes que substituir el consumo de agua por leche?               

Lo único que puede hacer que tu producción de leche aumente, es la propia succión de tu bebé, ahora bien, es importante una correcta hidratación, ya que un alto porcentaje de la leche materna es agua. La recomendación de la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) es de 700 ml más de agua al día, con un total de 2,7L diarios para una óptima producción de leche. 

No solo es importante que bebas más agua durante el embarazo, si no que esta agua te aporte los minerales y nutrientes que tu cuerpo necesita, por ello, minerales como el calcio y el magnesio provenientes del agua mineral natural, ayudarán a alcanzar la cantidad diaria recomendada, ya que son minerales de fácil asimilación que permiten una nutrición saludable.

¿Cómo debo preparar un biberón? ¿Todas las aguas para el biberón deben hervirse?

Te recomendamos que realices la preparación del biberón con agua mineral, es más sencilla, ya que al ser un agua con composición constante e inalterable, libre de impurezas y residuos se puede mezclar directamente de la botella al biberón, asegurando un aporte equilibrado de minerales para el bebé.