5 dudas sobre la intolerancia a la lactosa en los niños

Respuestas a las principales preguntas de los padres sobre la intolerancia a la lactosa

Carlota ReviriegoNutricionista

La intolerancia a la lactosa es un problema digestivo que se presenta al no digerirse la lactosa, un tipo particular de azúcar presente en la leche y los derivados lácteos.

Los síntomas más frecuentes de esta intolerancia incluyen gases y flatulencias, diarrea y dolor o calambres en el estómago. La sintomatología normalmente aparece a las pocas horas de haber consumido el alimento con lactosa. Sin embargo, los padres, ante el diagnostico de esta intolerancia, se plantean dudas al respecto.

5 respuestas a las dudas sobre la intolerancia a la lactosa en la infancia

Niña bebe leche

1. ¿Porque es mi hijo intolerante a la lactosa? La digestión de la lactosa necesita de una enzima, la lactasa. Esta enzima divide la lactosa, un disacárido, en dos azucares sencillos, una glucosa y una galactosa, para que puedan ser utilizados por las células. Las personas con intolerancia a la lactosa no producen suficiente lactasa, por lo que la lactosa se acumula en el tracto gastrointestinal y es usado como substrato para el crecimiento de las bacterias presentes en el, y en concreto en el colon. Estas bacterias fermentan la lactosa produciendo los gases que causan las flatulencias típicas de la intolerancia a la lactosa.

2. ¿Será mi hijo intolerante a la lactosa de por vida? No tiene porque. Dependiendo de las razones detrás de la insuficiente producción de lactasa esta intolerancia puede ser temporal o permanente. En general, las intolerancias a la lactosa que aparecen en adultos suelen ser heredadas y tienen una causa genética, es decir, hay un fallo en los genes relacionados con la lactasa, por lo que suelen ser permanentes. Sin embargo, las aparecidas en bebes y niños tienen más que ver con que su sistema digestivo no se encuentra totalmente desarrollado y pueden tener un carácter más temporal, siendo frecuente que desaparezcan alrededor de los 2 años. Obviamente, no todos los casos son así, pero es lo más frecuente. Por otra parte, la intolerancia a la lactosa tiene también un componente asociado a la etnia, siendo más frecuente en personas de origen asiático/oriental.

3. ¿Es la intolerancia la lactosa una alergia? No, las alergias alimentarias son el resultado de una respuesta inmunitaria inadecuada ante un alérgeno, en este caso, un alimento, aunque sea en cantidades mínimas, y sus síntomas varian pero suelen incluir sarpullidos y picores. Una persona puede ser intolerante a la lactosa y consumir cantidades pequeñas de lácteos sin manifestar síntomas.

4. ¿Tiene tratamiento la intolerancia la lactosa? La intolerancia la lactosa no tiene cura, pero limitando la ingesta de alimentos que contienen lactosa suelen controlarse los síntomas hasta ser indetectables. Estos cambios dietéticos serán más o menos drásticos dependiendo del grado de intolerancia a la lactosa. Una intolerancia total requiere la eliminación total de la lactosa de la dieta, mientras que en otros casos la persona puede ser capaz de tolerar pequeñas cantidades de este disacárido.

5. ¿Que alimentos contienen lactosa? Además de la leche y sus derivados, puede haber lactosa en mayor o menor cantidad en galletas, bollería, pan de molde y cereales de desayuno, chocolates, tartas y bombones, mayonesas y otras salsas, sopas y purés preparados, y con bastante frecuencia, en derivados cárnicos como el jamón york, embutidos y salchichas.

Según la progresión individual del niño, el medico puede indicar, a cierta edad, introducir lentamente la lactosa en su dieta, de manera que pueda comprobarse si la intolerancia se ha superado o no. En caso negativo, se volvería a la dieta libre de lactosa para proceder nuevamente a su introducción pasado un tiempo.