Trucos para que los niños coman verduras

Lo que debemos y no debemos hacer para que los niños tomen vegetales

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

¿Cuál es la reacción de nuestros hijos ante un plato de verduras? Pueden ocurrir varias cosas: que comience a hacer arcadas, que la comida se le haga bola y la pase eternamente de un lado al otro o que no quiera si quiere probar bocado.

Y es que los niños comen con la vista y las verduras, sobre todo de hoja verde no les atraen en absoluto, tampoco el olor de otras como la coliflor o el repollo. ¿Qué podemos hacer los padres para que los niños coman verduras?

Ventajas de las verduras para los niños

Conseguir que los niños coman verdura

A pesar de las reticencias de los niños ante un plato de verdura y todas las artimañas que lleven a cabo para no comerla, los padres sabemos que estos alimentos han de estar en la dieta de nuestros hijos. ¿Por qué? 

- Aportan vitaminas: como la vitamina C o la A.

- Aportan minerales como el hierro, potasio, fósforo o calcio.

- Ayudan al crecimiento y desarrollo de los niños.

- Tienen alto contenido en fibra, y esto unido a que también tienen mucha agua las convierten muy diuréticas.

- Son alimentos bajos en grasas.

Cómo conseguir que nuestros hijos coman verdura

En Guiainfantil.com conocemos unos cuantos trucos de lo que podemos hacer los padres para que los niños coman verdura:

- Los niños muchas veces no las comen porque su aspecto no les resulta agradable, tampoco su sabor, un poco amargo. Para evitarlo podemos: camuflarlas: por ejemplo en unas croquetas de verduras, hacer cremas o purés, poner unos champiñones en una pizza, rebozarlas de vez en cuando (prueba con la coliflor exquisita), haz un pastel salado o un risotto, hay muchas posibilidades. 

- También podemos darles las verduras que son más dulces como maíz, zanahoria, guisantes o calabaza.

- Involucra a tus hijos en la cocina para que les haga ilusión comer lo que han preparado.

- Dar ejemplo a tus hijos: si te ven comer verdura será más fácil que ellos lo vean como algo cotidiano y normal.

- Comienza cuanto antes mejor, incorpora la verdura desde la más temprana infancia.

Y lo que no debemos hacer:

- No llenes su plato de verduras, pon unas pocas simplemente como guarnición

- No le obligues a comerlas. Respeta sus gustos y deja que elija él que prefiere: espinacas o calabacín?

- No le hagas chantaje del tipo: si no te lo comes no habrá postre.