Ventajas y desventajas del azúcar para los niños

Cuánta cantidad de azúcar debe tomar un niño en su dieta

Todo el mundo sabe que la ingesta de azúcar no es muy recomendable, pero la mayoría hace caso omiso, consumiendo niveles altos de azucares. Los niños no son una excepción, y es que a nadie le amarga un dulce.

Si se pretende que un niño tenga una alimentación equilibrada y lleve un correcto desarrollo, hay que tener en cuenta que el azúcar no debería de suponer más del 15% de las calorías que un niño consume en su día a día.

El peligro del consumo de bebidas gaseosas por los niños

Ventajas y desventajas del azúcar en los niños

Pero cuando se habla de azúcar, no solo se refiere a un terrón o sobre de azúcar, bollería, o golosinas, las bebidas gaseosas son uno de los principales responsables del alto consumo de azúcar en la dieta de los niños, ya que, por ejemplo, un refresco de cola está compuesto por un tercio de su contenido de azúcar.

¿Es la miel un tipo de azúcar sana para los niños?

Pese a contener la misma cantidad de fructosa y glucosa que el azúcar, se tiende a pensar en la miel como un alimento con propiedades beneficiosas, y al igual que el azúcar, no puede ser todo malo. Según un estudio publicado en la revista ‘Archivos Pediátricos de la Medicina Adolescente’, la miel es más eficaz que las pastillas que venden en las farmacias a la hora de combatir la tos y mejorar la calidad del sueño. Además es un magnífico antiséptico y antibacteriano sobre todo para el estomago y las heridas.

En los niños menores de 3 años se desaconseja el consumo de miel por el riesgo de desarrollar botulismo, ya que puede contener esporas de la bacteria que genera la enfermedad y su estómago cuenta con las condiciones óptimas para el desarrollo de la bacteria.

Efectos negativos del azúcar en los niños

La obesidad infantil es uno de los mayores problemas de la ingesta de altas cantidades de azúcar, ya que el consumo de calorías se dispara, además se aumentan las posibilidades de sufrir diabetes.

Otro de los problemas más comunes son las caries, ya que el azúcar contiene el alimento básico para las bacterias que viven en la boca y que son responsables de la aparición de las caries dentales. Además en los niños adolescentes puede provocar el temido acné, causado por la liberación de insulina.

Aumenta el número de triglicéridos en sangre, por lo que puede conllevar un riesgo cardiovascular, además de producir carencias de vitamina B, ya que usa la tenemos en el organismo para subsistir, obligándonos a tener que consumir más vitaminas del grupo B, para no sufrir las consecuencias de una bajada en las reservas de esta vitamina.