Cómo elegir la ropa de cuna para el bebé

Consejos para comprar las sábanas, sacos y protectores del bebé

Yolanda Corbillón BelloDecoradora

La cuna es uno de los elementos más importantes del mobiliario que va a utilizar nuestro bebé ya que son muchas las horas que va a pasar durmiendo en ella. Elegir la ropa de cuna adecuada ayudará a mantener su confort durante el sueño. Ya que estará en contacto con su piel es preferible que esté confeccionada con tejidos naturales como el algodón. De tacto suave y fácil lavado y secado es la mejor opción.

Consejos para comprar la ropa de cuna para tu hijo

Ropa de cuna para el bebé

El textil de cuna consta de varios elementos:

- Sábanas: van a tocar directamente al bebé por lo que debes vigilar correctamente su estado, que sean muy suaves y no utilices productos para su lavado que puedan irritar la sensibilidad de su piel. La sábana bajera es preferible que sea ajustable y que encaje perfectamente en el colchón para que no se produzcan arrugas que pueden molestarle.

Muchos juegos vienen con funda de almohada, utilízala sin ella, los bebés no necesitan almohadas pero te vendrá bien si el niño regurgita o babea, porque cambiarla es más fácil.

Actualmente hay unas sábanas llamadas 'de seguridad' en las que el niño tiene libertad de movimientos pero queda arropado toda la noche para evitar que se enfríe.

- Mantas: utiliza el tejido adecuado para cada estación, es decir, las mantas de tejido polar son muy cálidas para el invierno, pero en verano pueden ser excesivas y subir la temperatura corporal del bebé. Procura que estén bien encajadas y no bailen en exceso. Si el niño se mueve mucho puede enrollarse con ellas y ser perjudicial.

- Colcha, edredón o funda nórdica: si las utilizas con relleno seguramente no sea necesario que utilices las mantas porque generarán demasiado calor. Los diseños son muy variados. Vigila que si tienen lazos o botones éstos estén bien seguros para que el niño no sufra un accidente al tragarse alguno que se desprenda.

- Sacos nórdicos: son elementos que encajan perfectamente en la cuna y se unen con una cremallera a la sábana. Para niños que se mueven mucho vienen bien para que no se destapen por la noche. Suelen tener relleno y ser desenfundables para que puedas utilizarlos en invierno y verano.

- Chichonera o protector: es la pieza que se coloca sobre los barrotes de la cuna para evitar los golpes que el niño pueda darse con su cabecita. Debe estar bien sujeta y si tiene lazos o botones ten cuidado que no se desprendan fácilmente.