Bebés con la cabeza achatada. Plagiocefalia en bebés

Causas y tratamiento de la asimetría craneal en bebés

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

La Academia Americana de Pediatría comenzó a recomendar en 1992 que los bebés durmieran boca arriba. Esto ayudó a reducir el número de muertes en bebés por la denominada muerte súbita del lactante. Sin embargo, esto también ha aumentado los casos de bebés con asimetría craneal, es decir, con la cabeza aplanada, conocida técnicamente como plagiocefalia postural. Y es que, los huesos de la cabeza del bebé todavía no se han cerrado y, si el bebé pasa mucho rato en la misma posición, su cabeza podría verse achatada.

Asimetría craneal en los bebés

Plagiocefalia en bebés

El cráneo del bebé está compuesto por huesos móviles, las fontanelas son la separación entre esos huesos y facilitan el paso a través del canal del parto. Sin embargo al no estar cerrados estos huesos, si el bebé pasa mucho tiempo en la misma posición, estas placas que han de ir moviéndose para irse cerrando, no realizan el movimiento necesario y puede provocar un aplanamiento de la cabeza del bebé

Según un estudio publicado en la revista Pediatrics, para evitar el achatamiento de la cabeza del bebé también conocida como plagiocefalia postural habría que:

- cambiar de forma regular al bebé de posición e intentar que, al menos durante un rato al día, el bebé esté boca abajo. Esto le ayudará además a ir ganando musculatura en el cuello y a ir sujetando la cabeza. 

- a pesar de que el niño duerma boca arriba, cambiar cada semana la posición de la cabeza, es decir, mirando hacia la derecha o hacia la izquierda. Incluso si el niño está despierto podemos poner un juguete que le llame la atención a un lado o a otro de su cuna o su cochecito de paseo.

- durante el día y sólo si el bebé está vigilado, puede dormir de lado.

- cuando tomes al niño entre tus brazos, intenta que mantenga una posición vertical con su cabeza apoyada sobre tu hombro o brazo.

- cambia la posición del bebé al pecho materno.

La plagiocefalia posicional, en los casos más graves, puede provocar el cierre de la mandíbula del niño o problemas de visión. Sin embargo, en la mayor parte de casos es sólo un problema estético que se corrige con un casco ortopédico adaptado a la cabeza del bebé.

Los niños deben usar generalmente ese casco durante 3 meses de forma continuada, de día y de noche. Según los expertos, los bebés se adaptan facilmente al casco y no sienten incomodidad.