Lo que el bebé aprende con un año

El aprendizaje del niño. El primer año de vida

Marta Veguillas OcañaPedagoga

Una de las características más importantes de la niñez es el permanente cambio al que se ven sometidos por el crecimiento y desarrollo de éstos. En el periodo que va desde el nacimiento hasta el año de edad, es la etapa en la que más cambios se producen y de manera más rápida.

Durante esta etapa se adquiere madurez, autonomía, nuevos aprendizajes, interacción en su entorno tanto con los elementos como con las personas, y donde se crean sentimientos que influirán en sus relaciones interpersonales.

Las diferentes áreas de desarrollo del bebé

Bebe juega con una pelota

Dentro del desarrollo evolutivo, tenemos que hacer mención a las diferentes áreas que la conforman:

- Área sensorio motriz: hace referencia a todos los sentidos y movimientos del niño: el oído, la visión, el tacto, el gusto y el olfato. Dentro de ella diferenciamos: la motricidad gruesa (referente al control de los movimientos musculares generales del cuerpo) y la motricidad fina (relacionada con el trabajo de pequeños músculos que realizan movimientos específicos y muy controlados).

- Área Cognitiva:  comprender, relacionar y adaptarse a nuevas situaciones mediante el uso del pensamiento y la interacción directa con los objetos y el mundo que lo rodea, mediante la acción, construcción de imágenes mentales, y el lenguaje.

- El  área afectivo-emocional: habilidad de reconocer y expresar emociones y sentimientos.

- Área lingüística: está relacionada con la capacidad del ser humano para comunicarse por medio de sonidos y símbolos.

El objetivo de la educación Infantil: que los niños y niñas desarrollen una serie de capacidades que les permitan, entre otras cosas, descubrir, conocer y controlar el cuerpo de forma progresiva, adquirir hábitos de vida saludables y de autonomía, y comprender y expresar mensajes orales en las diferentes situaciones habituales de comunicación.

El desarrollo del niño en su primer año de vida

En la etapa de 1 año, los niños han de aprender:

- Aspectos relacionados con el conocimiento de sí mismo y de los demás, es decir, identificación de algunas partes del propio cuerpo, el de los demás y conocimiento de su propio nombre.

- Aprenden hábitos de relación con los adultos y con otros niños, enseñándoles a saludar y despedirse, por medio de juegos y canciones.

- En cuanto a los hábitos de higiene y autonomía aprenden aspectos como: lavarse las manos, y el control de los esfínteres. 

- Aprenden también a identificar y gestionar sentimientos, de sorpresa y alegría, de tristeza, el cariño y las atenciones emocionales. Y hábitos alimentarios como, utilizar la cuchara, comer sólidos y masticar.

- Comienzan a identificar los colores primarios como: rojo, azul y amarillo. 

- El desarrollo del pensamiento lógico aparece junto con  la atención visual y la capacidad de relación, identificación y comparando objetos de diferentes formas, y  tamaños. 

El desarrollo del lenguaje en el primer año del bebé

En la parte del lenguaje, el uso de vocabulario de acuerdo con su edad y vivencias es de gran interés en esta etapa. Explorar y comprender e interpretar algunos elementos de la lengua escrita a través de los cuentos. Y  la aplicación de técnicas plásticas como estampar con pintura, rasgado y pegado de papel, pintura con diferentes herramientas, es algo con lo que suelen disfrutar en cantidad.