Qué aprende el bebé con 3 años

Desarrollo emocional del bebé de tres años

María José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Aunque los niños se desarrollan siguiendo unos hitos bastante predecibles, la realidad es que no pueden proceder todos los niños del mundo de la misma manera o al mismo tiempo, por lo que aunque existan algunas consideraciones de aprendizaje generales, cada niño puede desarrollarse a un ritmo totalmente diferente.

El desarrollo del niño y lo que aprende está influenciado por el entorno, por las experiencias que tiene y por cómo las personas de su alrededor le estimulan para su buen desarrollo. 

10 cosas que aprende el bebé con tres años

Bebé se da crema

1.  El bebé de tres años es todo un explorador y utiliza los sentidos para su aprendizaje. Aumenta su concentración en una tarea y es capaz de pensar creativamente y de forma metódica para la resolución de problemas.

2. Aprenden más vocabulario y empiezan a tener mejoras en la pronunciación. Empieza con las conversaciones sencillas y quieren hablar más acerca de las cosas que le interesan.

3. Es capaz de escuchar y entender conversaciones, historias, canciones o poemas.

4. Quieren saber más acerca de las cosas que le rodean. Mejora en las habilidades de razonamiento lógico y juegan más tiempo.

5. Son capaces de hacer puzles sencillos, de clasificar y ordenar objetos.

6. Saben lo que es igual de lo diferente, cuentan hasta 5 y reconocen los números del 0 al 10. 

7. Sus habilidades motoras y motricidad gruesa han mejorado mucho. Corren, trepan, montan en triciclo, juegan en los columpios, juegan a la pelota y pueden cogerla con las dos manos en el aire. 

8. La motricidad fina ha mejorado considerablemente y puede utilizar los dedos con mayor eficacia. Pueden pintar cogiendo lápices con los dedos y no con los puños, puede hacer bolas y serpientes con plastilina e incluso desvestirse sin ayuda.

9. En el área emocional empiezan a tener amistades con otros niños y pueden surgir conflictos emocionales. Cuando hay conflictos buscan al adulto. Necesitan la seguridad emocional de los adultos cercanos y empezarán a entender los sentimientos aunque aún les costará controlar la frustración.

10. Les gusta disfrutar del juego simbólico e imaginario.

Es importante recordar que no todos los tres años son iguales y que los niños se pueden desarrollar a un ritmo diferente. Si estás preocupado por el desarrollo de tu hijo porque ya no hace cosas que solía hacer antes es importante que consultes a tu médico. Pero si tu hijo está teniendo un desarrollo normal, no tengas prisa, cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo y aprendizaje.