La piel seca en los bebés

Causas de la sequedad en la piel de los bebés y tratamiento

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta la piel de los bebés es la sequedad. Ésto no es más que la deshidrtación de la piel. La calefacción en invierno y el cloro de las piscinas y el aire acondicionado en verano, contribuyen a ello. La solución no es otra que intentar mantener más hidratada la piel de nuestro hijo. 

La dermatóloga Ángela Hernández Martín, médico del Hospital Niño Jesús, de Madrid, nos ofrece en esta entrevista, concedida en exclusiva a GuiaInfantil.com, los mejores consejos para proteger la piel durante la infancia.

Cómo cuidar la piel seca en los bebés

Bebé sonriente

A veces la aparición de granitos en la piel de nuestro bebé no se debe a una dermatitis, sino simplemente a que la piel está seca. En ese caso, es recomendable que reduzcas el tiempo del baño (no más de diez minutos) y le des crema corporal. Vigila que tu bebé toma el agua necesaria y usa en caso de tener un ambiente seco en la casa, un humidificador.

La sequedad en la piel de los niños puede ser la causa de la aparición de granitos. ¿Cómo debemos cuidar la piel sensible y seca de los más pequeños?

La sequedad y sensibilidad de la piel son, sin duda, los problemas que más consultan los padres al dermatólogo. Cuando el niño tiene la piel seca sin más como mucho habría que hidratarle una o dos veces al día, e ir observando y eligiendo la crema hidratante que más conviene a la piel del niño, en particular. 
Sin embargo, hay ciertas irritaciones cuyo tacto es áspero y con frecuencia se confunde la sequedad con la inflamación de la piel, por lo que el efecto de las cremas hidratantes es escaso y el niño no deja de tener la piel inflamada por mucho que le hidratemos. En caso de una sequedad persistente que nos se resuelve de ninguna manera y que, con frecuencia, produce picor o escozor al niño cuando se le hidrata, habría que consultar con el dermatólogo para estudiar la posibilidad de una dermatitis sobreañadida o independiente de la sequedad. Estos cuadros requieren un tratamiento especifico que, a veces, incluye la retirada de la crema hidratante por unos días o complementarla con un tratamiento especifico. La terapia depende de cada caso y del origen del eccema o irritación.

La psoriasis en la piel de los bebés

La psoriasis es una enfermedad cutánea que también afecta a los niños. ¿Qué podemos hacer para mejorar el pronóstico de la psoriasis en la infancia?
La psoriasis es una enfermedad multifactorial donde influye la genética y determinados factores ambientales que desconocemos y si no sabemos qué es lo que está promoviendo la psoriasis, no vamos a poder hacer nada por evitarla.
Mientras que la dermatitis atípica tiene un pronostico muy bueno pues, en la gran mayoría de los casos, la dermatitis tiende a mejorar o desaparecer cuando el niño alcanza la adolescencia, en el caso de la psoriasis no es así, es una enfermedad que el niño va a tener toda su vida. Va a pasar por momentos buenos, malos y peores, hay que tratarle con las herramientas que se consideren razonables para cada caso. Es posible que, durante la edad adulta, haya que utilizar inmunosupresores o tratamientos biológicos que están disponibles desde hace unos años y que están mejorando muchísimo la calidad de vida de estos pacientes y su enfermedad.