Los beneficios del tacto para el bebé

Desarrollo del tacto en el bebé y beneficios físicos y emocionales

Marta López EstrínganaReflexóloga

¿Sabías que el tacto es el primer sentido en desarrollarse dentro del útero y es el último que desaparece antes de morir? Además, será el tacto el primer medio de comunicación de nuestro bebé, entrando en contacto con su entorno más inmediato a través de la piel. 

Utilizar el tacto con el bebé le aporta muchísimos beneficios, tanto a nivel físico como emocional. Te explicamos cuáles son. 

Cómo se desarrolla el tacto en el recién nacido

Bebé

Al principio, el feto se balancea y flota, más tarde el mundo que lo rodea va comprimiéndose cada vez más y con el tiempo el suave contacto con el vientre materno se hace más intenso, hasta que por fin llega el momento de las contracciones que comprimirán y empujarán al niño de forma rítmica provocando una gran estimulación en su piel y en sus sistemas orgánicos.  Los niños por lo tanto, están acostumbrados a la estimulación táctil desde su concepción y por eso es vital reanudarla tras el nacimiento. 

Será el tacto el que más influirá sobre el primer desarrollo del bebé y por eso hay de darle la importancia que se merece.

Los beneficios del tacto para el bebé

- Beneficios físicos del tacto en los bebés:

1. Ayuda a crecer y desarrollarse con más rapidez

2. Acelera el desarrollo natural de todo el organismo

3. Estimula el crecimiento del esqueleto y del cuerpo

4. Mejora la digestión y la asimilación

5. Estimula el sistema hormonal

6. Reduce el estrés

7. Refuerza el sistema inmunológico

8. Ayuda a madurar el sistema nervioso

9. Fomenta la secreción de las endorfinas reduciendo el dolor y produciendo una sensación de bienestar

10. Facilita el descanso y el sueño del bebé

- Beneficios emocionales del tacto en los bebés

1. Establece vínculos amorosos, saludables y seguros

2. Suele reducirse el período de llanto de los niños

3. Sentirán que son respetados y escuchados y esto nos ayudará a comprender qué es lo que necesitan

4. Regula los estados de comportamiento

5. Establecerá patrones y esquemas posteriores de conducta de valor incalculable

Muchos son los beneficios de hacer un constante y buen uso del tacto nutritivo en el bebé desde su nacimiento, pero mi experiencia me ha confirmado que para un Bebé la primera relación de apego tiene un gran poder, debido a que suele ser el modelo más significativo para todas las relaciones que tendrá a lo largo de su vida. Te animo a ponerlo en práctica, y recuerda que nunca es tarde, siempre se puede empezar a trabajar con el tacto con nuestros hijos aunque ya no sean unos bebés.