Cómo aprenden a hablar los niños

Actividades para el desarrollo del lenguaje

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Aprender a hablar requiere su tiempo y grandes dosis de paciencia. A veces los padres se alarman porque su hijo de dos años apenas habla. Sin embargo, cada niño lleva un ritmo diferente y el proceso de coordinación fonética no es fácil. También depende mucho del entorno social del niño. Si le hablas mucho a tu hijo, o acude pronto a la guardería, seguramente desarrolle el lenguaje antes que los niños que tienen menos relaciones sociales.

Cuándo y cómo empiezan a hablar los niños

bebe-habla

La adquisión del lenguaje es muy importante para la integración social del niño y adquirir una buena coordinación fonética es un aspecto esencial dentro de la motricidad fina, que debe estimularse y seguirse de cerca para garantizar un buen dominio de la misma.

1. En los primeros meses de vida. El bebé descubre las posibilidades de emitir sonidos, pero carece de la madurez necesaria para realizar una emisión sistemática de cualquier sonido. Este sistema dirigirá la atención la atención del niño hacia la zona de fonación y hacia los movimientos que los adultos hacen lentamente delante de él. Así, mediante imitación irá entrando en contacto con su entorno e iniciará el camino hacia la emisión correcta de palabras. Mientras tanto, el bebé irá emitiendo sílabas y palabras, que deben tener una respuesta por parte del adulto, que le estimule a seguir con el juego de decir cosas y aprender nuevas palabras.

2. Hacia el año y medio. El niño no sabe muchas palabras, pero está en condiciones de iniciar un lenguaje sencillo juntando varias palabras al principio y organizando frases simples después.

3. Entre los 2-3 años. Aumentan sus posibilidades para sistematizar su lenguaje y perfecciona la emisión de sonidos. Adquiere conciencia para la estructuración de las frases y hacerlas cada vez más complejas.

4. Al final del tercer año. Suelen quedar algunos sonidos por perfeccionar y algunas irregularidades gramaticales y sintácticas deben consolidarse todavía, pero en esta etapa el niño ya puede expresar lo que quiere.

5. Entre los tres y cuatro años. El niño puede hablar con una perfecta emisión de sonidos y habrá conseguido un dominio total del aparato fonador. El resto del proceso de maduración lingüística y de estilo se hará a la larga en el transcurso de la escolarización.

Cómo mejorar la coordinación fonética

La mejor manera de estimular al niño para que hable es hablándole mucho y pidiendo que repita las palabras. A cada palabra que emita, responderle. También es muy bueno leerle mucho desde pequeño y gesticular con cada palabra. Al principio, los bebés se fijan mucho en la forma en la que los adultos ponen la boca para hablar e intentan imitarlo.

Hay que corregir a los niños cuando pronuncien mal una palabra. Es muy divertido escuchar a los niños hablar con su 'lengua de trapo', pero no hay que animarles a seguir hablando así. Hay que corregirles y pedirles que pronuncien bien las palabras.

Aquí tienes un juego para estimular la coordinación fonética:

A cada equipo se le entrega una lista de palabras y algunas frases para deletrear por letras y algunas por sílabas. Cada equipo irá acumulando puntos por cada palabra o frase deletreada correctamente. La finalidad de esta actividad es ver qué nivel de dominio tiene cada niño de su aparato fonador y que vean cuál es la importancia de esforzarse para obtener un buen desarrollo y aprendizaje.