El aspecto de un recién nacido

Cómo son los rasgos físicos de los recién nacidos

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Uno de los momentos más esperados por todas las mujeres embarazadas es aquel en el que termina el trabajo de parto y el bebé se encuentra entre sus brazos. En ese instante pueden por fin ver su carita, tocarle, besarle y darle cariño, pero se dan cuenta de que el bebé recién nacido no tiene ese aspecto sonrosado y redondo de los anuncios. Parece hinchado, tiene la piel arrugada y está recubierto de una sustancia blanquecina y grasa.

Cómo es un bebé al nacer

bebé recién nacido

Para evitar que te preocupes o sorprendas la primera vez que veas a tu bebé es conveniente que sepas cómo es el aspecto de los recién nacidos:

- La piel del bebé: hasta que su piel sea sonrosada, lisa y transparente pasarán unos días. Los bebés nacen con la piel arrugada e incluso pueden tener unos puntitos blancos en la cara que desaparecen a lo largo de los días. Si de repente comienzan a salirle unos granitos rojos, no te asustes, es un eritema tóxico, que sale como reacción del contacto de la piel con el aire. Incluso, la grasa de la lactancia materna le puede producir un acné neonatal que se conoce popularmente como engordaderas. 

- El aspecto de la cabeza del recién nacido: la presión que ejerce el canal del parto sobre el bebé en el proceso del nacimiento puede hacer que su cabeza tenga forma cónica. Si el parto es instrumental y se utilizan fórceps esta forma alargada es mucho más probable. La cabeza se torna redondeada en los días siguientes al parto.

También tiene lo que se llama fontanelas, son espacios blandos en el cráneo del recién nacido porque los huesos no están totalmente unidos. De esta manera, su cabeza se ha podido adaptar al canal del parto. Se irán cerrando a lo largo de los meses, generalmente a los 18 meses ya están cerradas.

- Los ojos del bebé: los primeros días después del parto, el aspecto de los ojos del bebé es de hinchazón. El color de sus ojos se definió en la fertilización, sin embargo, el color definitivo no se podrá apreciar hasta los cinco o seis meses del bebé. Hay bebés que nacen con los ojos oscuros y luego con el tiempo se vuelven claros. De la misma manera, durante el período de lactancia, los ojos del bebé podrían ser grises o azules oscuros y luego con el tiempo pasar a un definitivo color castaño.

- La nariz del recién nacido: muchos bebés tienen una nariz que se asemeja a la de los boxeadores, está hinchada, incluso ladeada. Esto cambia en unos días.

- El cordón umbilical del bebé: al final de la etapa de expulsión, el ginecólogo cortará el cordón umbilical y pinzará el extremo del bebé para que vaya cicatrizando y finalmente caiga. En una o dos semanas, el cordón irá volviéndose negro y al final sólo quedará el ombligo. Muchos padres sienten aprensión ante esta heridita del bebé. No tengas miedo de limpiarlo, al bebé no le duele, basta con agua templada o alcohol de 70% y dejarlo secar al aire libre para mantenerlo libre de infecciones.

- El vello del recién nacido: muchos bebés nacen con pelo en la espalda, hombros o las orejas. Este pelo suele ser muy fino y se conoce como lanugo. Va desapareciendo a lo largo de las semanas.

- Las glándulas mamarias del bebé: debido a las hormonas que la mamá transfiere al bebé, los recién nacidos pueden tener unas mamás grandes para su tamaño e incluso éstas pueden producir gotitas de leche, les ocurre tanto a niños niños como a niñas. 

Una vez que pasen las primeras semanas después del parto, tu bebé comenzará irá adoptando un aspecto sonrosado, de piel lisa y suave, con ojos que cada vez buscan más los tuyos y unas extremidades que irán ejercitándose para poder realizar cada vez movimientos y acciones más complicadas.