Manchas de nacimiento en los bebés

Manchas en la piel del recién nacido. Todo lo que debes saber

Casi el 80 por ciento de los recién nacidos presentan alguna marca o mancha en su piel. Algunas de esas manchas de nacimiento desparecerán con el tiempo y otras se mantendrán durante toda la vida, pero la gran mayoría de ellas no presenta riesgos para la salud de tu bebé. Sin embargo, en cuanto observes cualquier mancha en el bebé, lo mejor es comunicárselo al pediatra.

Las manchas de nacimiento en bebés

Manchas en la piel de los bebés

Son muchos los niños que nacen con algunas alteraciones en el color de la piel. A veces, esas manchas no aparecen en el recién nacido, sino tardan unas pocas semanas en manifestare. Esas manchas de nacimientos son de muchos tipos y son más frecuentes en la cara, en el cuello y en la cabeza del bebé. Conviene estar atenta a cualquier mancha o marca de nacimiento, especialmente si cambia de color o de tamaño.

El origen de estas frecuentes manchas de nacimiento en el bebé puede ser genético o por alguna alteración hormonal de la madre durante el embarazo. Y aunque insistimos en que pocas veces son un indicativo de un problema de salud, también insistimos en tenerlas controladas por un profesional. En ningún caso conviene tratar las manchas del bebé por iniciativa propia aplicando cremas o remedios sin supervisión médica.

Tipos de manchas de nacimiento

- Máculas. Son manchas rojas vasculares que reciben también el cariñoso nombre de "besos de ángel". Son las marcas de nacimiento más comunes y aparecen en la frente, en los párpados, en el cuello, en el labio superior o en la nariz del bebé. En la mayoría de los casos desaparecen antes de los dos años.

- Manchas de color vino oporto. Son también marcas vasculares que surgen nada más nacer y que pueden estar repartidas por todo el cuerpo. Estas manchas no suelen desaparecer por sí solas, sino que tienden a oscurecerse y a aumentar su tamaño a medida que el bebé crece. Por lo tanto, estas manchas necesitan tratamiento.

- Hemangiomas. Estas manchas de un rojo intenso son muy frecuentes en bebés prematuros que no han completado su desarrollo. Aparecen en cualquier parte del cuerpo y a veces pueden presentare con una ligera protuberancia, por lo que hay que tener especial cuidado si se encuentran en la zona de los ojos o de la boca porque puede afectar a las funciones del bebé.

- Manchas de color café con leche. Estas manchas son muy frecuentes en los recién nacidos y no hay de qué preocuparse si aparece una mancha o dos. En cambio, conviene prestar más atención si las manchas color café con leche se encuentran diseminadas por todo el cuerpo y se van haciendo cada vez más grandes.

- Manchas mongólicas. Se trata de unas manchas de color azul o grisáceo que aparecen en las nalgas o en la espalda de los bebés, especialmente de los que tienen la piel más oscura. Por lo general estas manchas de nacimiento desaparecen a los tres o cuatro años de edad.

Laura Velez. Redactora de GuiaInfantil