Qué es la vérnix caseosa del recién nacido

La sustancia que recubre la piel del bebé al nacer

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Los bebés no nacen sonrosados, sino cubiertos por una sustancia blanquecina y pegajosa. Muchos padres se sorprenden al verla. Se llama vérnix caseosa, y es como una capa de grasa que se adhiere a la piel del recién nacido y que además tiene una función determinada. ¿Para qué sirve exactamente la vérnix caseosa?, ¿de qué está formada esta sustancia?, ¿cuándo conviene limpiar al bebé para deshacernos de ella?

Qué es la vérnix caseosa en el recién nacido

Recién nacido con vérnix caseosa

La vérnix caseosa es una sustancia natural de color blanco o grisáceo que recubre la piel del bebé cuando nace. También se le conoce como unto sebáceo. La palabra viene del latín: 'vérnix' , que significa barniz, y 'caseoso', que significa queso. Es decir, que la vérnix caseosa viene a ser un 'barniz' de textura similar al queso. 

Esta sustancia está compuesta por agua (en un 80%), grasa (en un 10%) y proteínas (otro 10%), y empieza a formarse a partir de la semana 20 de gestación. Es una mezcla de sebo, lanugo (pelo muy fino) y células de la piel descamada del bebé. Se acumula sobre todo en la espalda y los pliegues de las extremidades del recién nacido.

Para qué sirve la vérnix caseosa del bebé

Esta sustancia tiene una misión: proteger la delicada piel del bebé. Hay que tener en cuenta que dentro del útero hay sustancias irritantes como el líquido amniótico. La vérnix caseosa protege la piel del bebé durante el embarazo de la deshidratación, le aisla de la humedad y el frío, y nada más nacer, hace de barrera ante posibles infecciones y contribuye a mantener su temperatura constante. Además le ayuda en el momento de la expulsión al hacer que se deslice mejor por el canal de parto.

Sin embargo no todos los bebés nacen con vérnix caseosa. A partir de la semana 36 de gestación, su producción disminuye. Por eso los mayoría de los bebés que nacen antes de la semana 38, tienen más vérnix caseosa que los que nacen a término.  

¿Cuándo se puede limpiar la vérnix caseosa en el bebé?

La Doctora Ángela Hernández Martín, dermatóloga del Hospital Niño Jesús, recomienda 'mantener esta sustancia en contacto con la piel del niño durante los primeros días después de nacer', sobre todo por su función protectora. De hecho, la doctora señala que no hay un día determinado para bañar al bebé, sino que conviene dejar que la vérnix caseosa vaya desapareciendo por sí sola (ya que la piel la reabsorbe). Así que recomienda 'al menos dejar durante una semana, un número de días prudente, para mantener al niño con su protección natural'.