Cómo decorar habitaciones compartidas de niños

Soluciones decorativas cuando los hermanos han de compartir dormitorio

Yolanda Corbillón BelloDecoradora

¿Qué hacer cuando dos hermanos tienen que compartir habitación? ¿Cómo decorar tanto si la habitación va a ser ocupada por dos niños, dos niñas o niño y niña? Te ofrecemos soluciones para decorar dormitorios compartidos.

El problema suele surgir cuando se trata de habitaciones para un niño y una niña o cuando las edades de los niños son muy diferentes. Es aconsejable que cada uno disponga de su propio espacio y lo sienta como suyo.

Habitaciones infantiles compartidas

Decorar una habitación para dos hermanos

Comencemos con los tipos de camas que se pueden utilizar. Las dimensiones del dormitorio y el uso que se le va a dar van a influir en la elección. Cuando uno o los dos son bebés está claro que utilizarán la cuna. Pero cuando crezcan, seguro que nos planteamos que quede espacio para una zona de juegos o de estudio. Como tipos de camas podemos pensar en:

- Camas individuales: si dispones de un dormitorio amplio son perfectas y su colocación en paralelo o en L dependerá de la superficie de la habitación.

- Camas compactas: en una sola pieza dispones de dos camas, una de ellas puede quedar oculta debajo de la otra durante el día proporcionando más espacio para jugar o estudiar. Es más práctico a la hora de abrirlas que la cama inferior no tenga un mecanismo de patas plegables aunque supone que el mueble será más alto.

- Literas: seguro que es la opción que más ilusión les hace a los peques. Pueden ser superpuestas o en forma de tren, para lo que necesitarás más espacio.

- Camas abatibles: por el día quedan ocultas en un mueble y tus hijos podrán disfrutar de más espacio para jugar.

Cuando cada niño va a disponer de su propio espacio, a la hora de elegir el color puedes optar por utilizar el mismo para las dos zonas y luego decorar con complementos textiles, alfombras, detalles decorativos… en dos colores diferentes según el sexo del niño o la niña. 

En el caso de un niño y una niña, no siempre tenemos porqué pensar en el rosa y el azul, hay otras opciones como verdes, naranjas, amarillos… que sobre una base neutra combinan perfectamente. 

La otra opción consiste en utilizar colores totalmente diferentes para separar los dos ambientes que ocuparán cada uno de los niños. Estos colores pueden contrastar intensamente y así personalizarlos según sus gustos. 

Cuando las edades de los niños son muy diferentes, cada uno con sus aficiones y propios gustos e intereses y la amplitud del dormitorio te lo permita, estará bien separar ambas zonas con algún tipo de murete de obra o estructura de madera que delimite más los espacios. Lo podrás integrar en la decoración si utilizas el mismo color que en los muebles o en la pared.