Las alfombras en las habitaciones de bebés y niños

Ideas para decorar de forma segura y bonita una habitación infantil

Yolanda Corbillón BelloDecoradora

Las alfombras son un elemento decorativo excelente ya que además de su valor estético nos proporcionan confort. Son un buen aislamiento térmico y acústico ya que aíslan del frío y absorben el sonido.

La versatilidad que nos ofrecen las alfombras a la hora de decorar, variando simplemente de forma o color nos permiten un cambio sencillo y económico en la decoración de cualquier espacio. Esto, en las habitaciones de bebés, niños y jóvenes es un factor a tener en cuenta.

Qué alfombra poner en la habitación de los niños

Decorar una habitación con alfombras

Con las alfombras podemos crear y delimitar pequeños espacios como puede ser un rincón de juegos o de lectura. Como sobre ellas el bebé gateará y jugará es aconsejable que el tejido y la textura sean agradables al tacto.

Por ejemplo, dentro de las fibras naturales el algodón, es un tejido que se caracteriza porque no se apelmaza ni acumula electricidad estática, se puede lavar, resiste al calor y tiene gran absorbencia. 

La lana también es un tejido natural que proviene del pelaje de ovejas. La de Nueva Zelanda es una de las más utilizadas ya que se consiguen colores especialmente brillantes cuando se tiñe. Al principio suelen soltar pelusa.

No son recomendables las fibras vegetales como el coco, sisal, yute… su textura no es la más aconsejable para pasar horas sentado en ellas.

Las fibras sintéticas son muy elásticas, ligeras, y especialmente resistentes al desgaste y muy fáciles de limpiar. Entre las más utilizadas están nylon, poliéster, acrílico y polipropileno.

Al elegir la alfombra es piensa que el tamaño debe ser el adecuado al espacio, ni demasiado pequeña ni demasiado grande. El color puede coordinar con el resto de la decoración o contrastar consiguiendo un punto focal de atención. Tienes gran variedad de modelos, colores, formas dónde elegir.

En cualquier caso la limpieza de la alfombra debe ser exhaustiva, así que asegúrate que sea fácil de realizar. Es preferible aspirar a sacudir, dejarla secar perfectamente después de su lavado y seguir las recomendaciones del fabricante.