Tipos de pinturas para las habitaciones infantiles

Cómo decorar y pintar las paredes del cuarto de los niños

Yolanda Corbillón BelloDecoradora

Ya hemos hablado en otras ocasiones de cómo elegir el color de las paredes de los dormitorios infantiles. Hoy toca hablar de los tipos de pintura que podemos utilizar para decorar las habitaciones de  nuestros niños. Pintar es una técnica de decoración que nos puede resultar además de fácil, bastante económica. Podemos renovar el aspecto de una estancia aplicando una mano de pintura en un color totalmente distinto al que había, combinando diferentes tonos o aplicando técnicas de efectos y gastar muy poco dinero en ello. 

Consejos para elegir la pintura para la habitación de los niños

niño pintando la pared

Como consejo inicial te diremos que elijas siempre una pintura de calidad, porque además de que la aplicación será más fácil porque cubre más en cada mano, su durabilidad también será mayor. Podemos clasificar las pinturas en: pintura al agua o látex y la pintura al aceite o esmaltes.

La mayoría de las pinturas tienen una base de aceite o de agua. Las pinturas más seguras para habitaciones infantiles son las que tienen base de agua, como son las plásticas. Son muy fáciles de limpiar por su terminación uniforme y lisa que impide que la suciedad penetre hasta las capas más profundas. Además son atóxicas, es decir, no contienen compuestos químicos que puedan dañar al niño. Evita las pinturas con base de aceite por su alta concentración de sustancias químicas perjudiciales.

Si la pintura contiene latex puede ser perjudicial para aquellos niños que sean alérgicos al mismo. Existe en el mercado, y cada vez más marcas las que las incluyen, pinturas hipoalergénicas. Están pensadas para situaciones en las que es necesario habitar inmediatamente la habitación ya que no desprenden olor y se evitan problemas respiratorios en personas muy sensibles. También son muy utilizadas en dormitorios de bebés.

Dentro de los acabados podemos encontrar: 

Acabado brillante: son más fáciles de limpiar con agua y jabón pero resalta las imperfecciones de la pared. Además puede producir brillos y reflejos indeseados. No aconsejable en habitaciones infantiles.

Acabado santinado: también fácil de limpiar y muy delicado.

Acabado mate: disimula muy bien las imperfecciones aunque es más susceptible a las manchas y evita los reflejos molestos. 

Un tipo de pintura especial con la que nuestros hijos disfrutarán mucho es la pintura de pizarra. Deja un espacio en la pared de su cuarto para que desarrollen su creatividad e imaginación. Sólo tienes que tener en cuenta que la superficie sobre la que la utilices sea lisa. Puede utilizar un tablero de DM y colgarlo en la pared a su altura. Además puedes elegir el color que prefieras.