6 consejos para elegir la cuna del bebé

Cómo debe ser la cuna de los recién nacidos

Yolanda Corbillón BelloDecoradora

La cuna es el elemento de mobiliario más importante que va a ocupar la habitación de nuestro bebé.  En ella va a pasar muchas horas durmiendo, sobre todo los primeros meses, así que es muy importante la elección de un modelo que sea a la vez seguro para evitar accidente y cómodo para facilitar su descanso.

Cómo escoger la cuna adecuada para el bebé

Bebé duerme en cuna

1. La cuna debe estar homologada  y cumplir la normativa vigente en cada país.  Las cunas nuevas generalmente lo son, pero si la cuna es heredada de algún familiar o amigo o la compras de segunda mano asegúrate muy bien que esto se cumple.

2. El material de la que está hecha no debe contener pinturas, lacas o barnices que contengan plomo o sean tóxicos. El niño puede chupar o morder la cuna en algún momento. El acabado será liso, sin bordes cortantes que puedan lesionarle y sin tornillos ni clavos salientes. Si es de madera asegúrate de que no tiene astillas y está bien lijada.

3. Si la cuna tiene ruedas, asegúrate de que dos de ellas al menos tienen freno para evitar deslizamientos inesperados. Será estable para evitar vuelcos y resistente.

4. Los barrotes tendrán los bordes romos y deben estar separados como máximo 6-7 cm para impedir que el niño meta la cabeza entre ellos. Es aconsejable utilizar un protector o chichonera para que no se golpee en algún movimiento y sujétalo bien.

5. El somier será rígido y resistente. Suele tener varias posiciones para facilitar el acceso al bebé cuando es más pequeño. Ten en cuenta que al crecer se pondrá de pie por lo que la distancia entre la parte superior del colchón y el borde será de unos 60cm. Si los laterales son móviles ten cuidado de dejarlo siempre arriba.

6. El colchón no debe ser excesivamente rígido. Su altura será de unos 10 cm y debe quedar bien encajado para no dejar huecos donde el pequeño pueda meter los pies o la cabeza.

Un consejo más: no coloques dentro peluches, almohadas, cojines ni adornos que puedan suponer un problema de asfixia o que les ayude a trepar hacia afuera. Cuando ya es más activo retira también los móviles y aleja la cuna de los cordones de la ventana.