Cuna o minicuna para el bebé

Tipos de cuna y sus ventajas para el bebé

Yolanda Corbillón BelloDecoradora

Cuando estás preparando el dormitorio de tu bebé surgen muchas dudas. Una de las más habituales es elegir entre una cuna o una minicuna. ¿Qué hacer? Queremos que nuestro bebé tenga un buen descanso, se sienta seguro y a la vez que resulte una pieza cómoda y duradera.

Tanto las cunas como las minicunas tienen sus ventajas y sus inconvenientes. No es que una sea mejor que ora, sino que cada una de ellas cumple unas funciones diferentes. ¿Quieres saber cuáles son?

Dónde debe dormir el bebé los primeros meses

Bebé en mini cuna

Pensando en el bebé, durante los primeros meses es tan pequeño que dentro de una cuna parecerá perdido. Las minicunas, en ese aspecto, hacen que se sienta más protegido y recogido y quizás más seguro.

En relación al espacio que ocupan está claro que la minicuna es más reducida en volumen. Si los primeros meses queréis que vuestro bebé esté en vuestro dormitorio, por ejemplo, es la mejor opción. Es más manejable y permite una mejor circulación por la habitación.

El factor económico también es importante. Si bien la minicuna es más barata y supone un menor desembolso tened en cuenta que sólo la usaréis los primeros 6 meses del bebé. Si pasa directamente a una camita (con barrera siempre) perfecto, pero si decidís que pase primero a cuna será un nuevo gasto.

Las ventajas de la cuna frente a la minicuna

Según la durabilidad, la cuna la puede utilizar el bebé durante sus dos primeros años aproximadamente. Hay niños que necesitan cambiar a cama antes y otros tardan más. Los capazos y minicunas los podrás usar menos tiempo.

En el mercado vas a encontrar cantidad de modelos para elegir el que más os guste, tanto de cunas como de minicunas. Incluso podrás encontrar modelos convertibles, es decir, minicunas que se transforman en cunas. Su coste es mayor, desde luego, pero a veces puede compensar.

La elección quizás ahora te resulte más fácil.